Entreteniendo al pingüino

Recuerdo cómo, hace ya más de una década, el Tomb Raider Gold 1 me ayudó enormemente a relajarme durante la escritura de mi tesis de licenciatura.

También recuerdo cómo, hace algunos años atrás y tras indicación de mi sobrino, probé un demo del Tomb Raider Anniversary… y lo encontré insoportable. No podía dar un paso: ¡solo para caminar tenía que usar ratón y teclado simultáneamente!

Por un tiempo pensé que me estaba poniendo viejo y ya no disfrutaba de los juegos de aventura como en otras épocas, pero luego tropecé con el viejo Tomb Raider y lo hice correr en DosBox… ¡y me resultó divertido otra vez! A pesar de sus gráficos claramente poligonales y por momentos difíciles de comprender, de los pocos colores, de los errores… uno puede aún sentarse y disfrutar del juego desde el inicio.

No dudo que insistiendo lo suficiente con la versión aniversario hubiera aprendido a utilizarlo y quizás incluso a disfrutarlo, pero hacer un curso para jugar no es precisamente mi idea de diversión…

El Tomb Raider original era un juego desafiante y difícil de dominar… pero era posible jugarlo, y por sobre todas las cosas disfrutarlo, desde el inicio. No proponía frustración antes de ofrecer diversión: la diversión estaba servida desde el primer momento.

Allí comprendí que la industria de los juegos había ido, al menos para mi, por un camino equivocado: en su afán de ofrecer novedad lo único que dio fue complejidad. Complejidad en los gráficos, complejidad en las opciones, pero también complejidad en el uso.

Y es justamente esa complejidad en el uso la que ha quitado toda diversión en los juegos para mi.

El lado positivo de esto es que me ha dado la escusa que me faltaba para eliminar la partición de win-doze de mi portátil… pero igual el ser humano necesita relajarse, y un pingüino tolkiano como yo no es la excepción.

SuperTuxKart

SuperTuxKart es uno de esos juegos que, aún siendo desafiantes ofrecen diversión desde el minuto cero. Un juego pensado más para ser divertido que realista es una magnífica herramienta de relax ya que es fácil de jugar… pero no necesariamente fácil de ganar.

De hecho, no me pidan capturas de pantalla que el juego es tan divertido que no puedo perder el tiempo en tomarlas… Visiten la página del proyecto donde encontrarán no solo capturas de pantalla, sino también vídeos que muestran el juego en acción.

Un poco como Mario Kart pero con personajes del software libre, es posible correr carreras en pistas alocadas (un campo de mini golf, una mina abandonada, túneles bajo el agua, un paisaje extraterrestre…), lanzando tortas explosivas, bolas de boliche, utilizando un papamoscas para aplastar a tus contrincantes… El juego presenta varios desafíos que deben pasarse para activar características, como nuevos torneos, modos de juego, pistas y personajes. Y por sobre todas las cosas, no se necesitan cuatro manos para manejarlo: el posible personalizar las teclas a utilizar a gusto y placer del usuario.

Solo un consejo: en el menú Opciones → Interfaz de usuario es posible activar «Permitir a STK conectarse a Internet» y de esta forma se activará la opción Complementos que les permitirá descargar nuevos personajes y nuevas pistas.

NeverPutt

Hermano menor de NeverBall (se instalan juntos), este juego de mini golf en 3D que se maneja fácilmente con solo mover el ratón de izquierda a derecha para apuntar y de arriba a abajo para cambiar la fuerza del golpe, ofrece un eterno desafío en sus varios circuitos.

Foobillard

Un juego que parece no estarse desarrollando más pero que igual ofrece gran diversión aún hoy en día, FooBillard es un simulador de billar muy bien logrado, fácil de utilizar y sumamente divertido.

Y los clásicos…

A no despreciar Maelstrom II, Kobo deluxe, Extreme Tux Racer, Moon Lander, QNetWalk… solo un fanático perdido podría protestar ante la selección de juegos disponibles en el mundo del software libre.

Lo único que extraño es un juego tipo Terminal Velocity… pero igual no puedo quejarme. La diversión está asegurada.

Anuncios

,

A %d blogueros les gusta esto: