Especulando sobre los anillos de poder, 3 / Sobre la «calidad» de las armas en la Tierra media

La daga tumularia de Meriadoc se destruye completamente al herir al Rey Brujo, quemándose incluso. La espada de Éowyn se rompe en muchos fragmentos al dar el golpe final.

Pero tanto Narsil como Aeglos pueden herir repetidamente al propio Sauron, derrotándolo incluso, mientras que la espada de Fingolfin hiere siete veces nada menos que a Morgoth.

En «El retorno del rey», durante la batalla de los campos del Pelennor podemos leer

So passed the sword of the Barrow-downs, work of Westernesse. But glad would he have been to know its fate who wrought it slowly long ago in the North-kingdom when the Dúnedain were young, and chief among their foes was the dread realm of Angmar and its sorcerer king. No other blade, not though mightier hands had wielded it, would have dealt that foe a wound so bitter, cleaving the undead flesh, breaking the spell that knit his unseen sinews to his will.

Y así terminó la espada de los Túmulos, trabajo del Oeste. Pero contento habría estado de conocer su destino aquel que lentamente la creó hace tanto en el reino del norte, cuando los Dúnedain eran jóvenes y el principal de sus enemigos era el terrorífico reino de Angmar y su rey hechicero. Ninguna otra hoja, aún si manos más poderosas la hubieran guiado, podría haber dado a este enemigo una herida tan amarga, penetrando la carne no muerta, rompiendo el hechizo que ataba sus invisibles tendones a su voluntad.

Es decir, que para herir o destruir enemigos poderosos no es suficiente un guerrero poderoso: la calidad de la hoja es fundamental.

Ahora bien, ¿en qué consistía esa «calidad»? ¿Solamente en estar «bien hechas» o en algo más?

Por una parte la alta calidad de manufactura de las hojas tumularias (el estar bien hechas) permite herir al Rey Brujo, si bien la hoja en sí se destruye en el proceso. Pero para aquellas armas más «importantes» algo más es necesario: a riesgo de ser exageradamente «hipotético» (no puedo afirmar que estoy completamente seguro de lo que digo) podríamos pensar que las más poderosas armas de la tierra media también tienen una «presencia» en el mundo de lo invisible, ya que de esta forma podrían herir no solo la forma física sino también la «espiritual».

Esta hipótesis puede ser usada para justificar el porqué Sting, la espada de Bilbo, es en cierta medida «inmune» al anillo, no quedando cubierta por la «burbuja» que lleva al mundo de lo invisible a menos que algo que ya se encuentre allí la cubra completamente… como las ropas del portador del anillo. Lo mismo podría aplicarse a la Elendilmir que sabemos pertenecía originalmente a Silmariën, hija de Elros, y que era posiblemente obra élfica.

Pero esta hipótesis tiene sus problemas: si bien tanto la espada de Fingolfin, como presumiblemente Aeglos, Glamdring (que es usada para derrotar al Balrog de Moria) y otras armas semejantes fueron creadas por elfos provenientes de Aman, gente que era poderosa en ambos «mundos», Narsil es obra de Telchar, enano de Nogrod.

Pero en defensa de esta hipótesis podría proponer otra: que tal vez lo que dé a los objetos la posibilidad de estar en ambos mundos a la vez no sea solamente el que el herrero viva en forma simultánea en el mundo visible y en el invisible… también podría ser suficiente que el herrero posea la habilidad de capturar la Luz en su obra. Sí, la luz, esa substancia sagrada que recorre todas las historias de Tolkien y da fuerza a los Silmarils, a la Elessar y al regalo de Galadriel para Frodo.

Después de todo bien sabemos que Narsil/Andúril brillaba con la luz combinada de la Luna y del Sol, frutos ellos de Telperion el blanco y Laurelin el dorado.

Anuncios

  1. #1 por ANGELUS-Ruy el 19 febrero, 2012 - 22:50

    Yo creo que les echaban hechizos al forjarlas.

  2. #2 por paco el 4 mayo, 2012 - 1:53

    jeje…bueno…en el terreno de la especulación…en los tumulos entierran reyes…los reyes de los tumulos entonces estaban en guerra contra el propio rey brujo que entonces gobernaba el norte de aquellos numenoreanos del norte…por tanto, es posible que esas hojas estuvieran preparadas para tal efecto…ya que tenían al rey brujo como enemigo principal…no obstante, juega totalmente la casualidad que tanto hace gala tolkien en sus obras…como de gandalf y el poney pisador y encontrarse con thorin…y darle la idea de bilbo para el tesoro…y descubrir en el camino el anillo….etc etc…

    en cuanto a lo de los ropajes…los nazguls llebaban ropas debajo de esos mantones…una ropa que solo frodo podía ver cuando se ponía el anillo…por tanto…cuando estaban invisibles, todo lo que llevaban puesto se hacía invisibles con ellos…luego, los mantos se los ponían encima…las armas, joyas y demás que guardasen bajo sus ropas se hacían invisibles y las que no, pues nada eran visibles para los demas…

    “Podía verlos claramente ahora; se habían quitado las capuchas y los mantos negros y
    estaban vestidos de blanco y gris. Las manos pálidas esgrimían espadas desnudas, y
    llevaban yelmos en las cabezas”
    (El Señor de los Anillos, “Huida hacia el Vado”)

A %d blogueros les gusta esto: