Sobre Tablets y tablones…

Debo admitir que la observación que sigue es completamente carente de valor estadístico, pero para mi sigue siendo altamente representativa: luego de haber dedicado los últimos años a observar atentamente (en los trenes, en los aeropuertos, por la calle… cada vez que veía uno) qué hace la gente con sus tablet sigo sin entender porqué tanto revuelo.

O mejor dicho, lo entiendo demasiado bien pero me resisto a aceptarlo…

En todo este tiempo habré observado en forma clara más de cincuenta personas con un tablet (he visto más, pero no puedo garantizar qué hacían, solo sospecharlo). La gran mayoría de estas personas estaba navegando por Internet, un alto porcentaje estaba jugando (vi a uno con algo sumamente parecido al Frozen-Bubble, por no mencionar al que jugaba tetris), dos veces vi a alguien consultando el correo electrónico mientras que en todos estos años he visto solo UNO que producía información, editando un texto en su ipad.

Sí, uno solo.

Y lo peor es la dificultad en la que la pobre persona se encontraba. El individuo comenzaba a escribir una palabra, borraba la mitad, volvía a comenzar y atrás nuevamente…

Y no era que fuera malo escribiendo: la posición y el movimiento de sus dedos era la correcta, mostrando alguien «entrenado» en el teclado. Simplemente el problema está en que el teclado virtual de cualquier pantalla táctil no ofrece referencias para los dedos por lo que es casi seguro que tarde o temprano uno equivocará posición, teniendo que borrar y volver a escribir: esto es algo que cualquier persona que ha necesitado usar una expendedora automática de billetes conoce a la perfección. De hecho, cuanto mayores sean las habilidades de quien escribe, peor le irá con un teclado virtual…

Los tablet son dispositivos que pueden ser útiles para consumir información, pero no para crearla. Esto por sí solo no sería un problema si no fuera que un tablet cualquiera cuesta más o menos lo mismo (o incluso más) que un portátil con teclado verdadero y que corre programas reales, no en una «nube», portátil donde además de consumir información también se puede crear.

Cierto, un tablet es más cómodo de transportar y tiene más autonomía que un portátil, ¿pero de qué sirve esa comodidad y esa autonomía si no puedo producir? ¿Para conectarse todo el día a facebook? Para eso ya se tienen los (not-so) smart-phones… los cuales tampoco son baratos, pero eso ya es otro tema.

La principal necesidad que cubren los tablet es la de ser «trendy» siendo dueño de un tablet. Y esto, desde el punto de vista social es más bien triste.

  1. #1 por ANGELUS-Ruy el 16 diciembre, 2012 - 22:55

    Creo que has dado en la clave con el artículo. Una tableta no vale pa na.

A %d blogueros les gusta esto: