Aragorn II

«Strider» por Matt Steward. La imagen superior está tomada del Tolkien Gateway, pero enlaza directamente al sitio del autor.

En el último centenar de años de la tercer edad de la Tierra media, el primero de marzo resultó una fecha importante.

Por una parte, el primero de marzo del 2931 nacía Aragorn II, hijo de Arathorn II, heredero de Isildur.

Exactamente ochenta y ocho años después, el primero de marzo del 3019, este mismo Aragorn II entraba en Fangorn como última etapa de la desesperada persecución para salvar a los hobbits Merry y Pippin… los cuales se habían ya salvado por sí solos y habían (involuntariamente) incitado la ira de Treebeard (Barbol) hacia Saruman. También ese día, Aragorn se encontraba con Gandalf el blanco a quien creía muerto desde su caída junto al balrog en Moria.

La complejidad con la cual los acontecimientos se entrelazan en el Señor de los Anillos siempre me ha impactado. En ese primero de marzo del 3019, Faramir partía hacia Ithilien en un viaje para detener una avanzada de sureños que lo llevaría a toparse con el Portador y su fiel Sam solo unos días más tarde. La reunión de los Ents, convocada por Treebeard luego que este encontrara a los hobbits estaba ya en su segundo día. Frodo, Sam y Gollum se encontraban en la ciénaga de los muertos, ocultándose de un Nazgûl alado.

La historia de Aragorn II es compleja tanto dentro de la Tierra media como fuera de ella.

Dentro de la Tierra media tenemos al futuro capitán de los Dúnedain del norte como único hijo de Arathorn II y Gilraen la bella, matrimonio al cual el padre de esta última se oponía pero que por insistencia de la madre de la novia logró realizarse.

Arathorn moriría joven y Gilraen y su hijo irían a Rivendell, donde todos los capitanes de los Dúnedain del norte, desde Arahael hijo de Aranarth hijo de Arvedui último rey de Arthedain fueron educados.

Elrond ocultaría la identidad del futuro rey del reino unificado llamándolo «Estel» (esperanza), y allí el joven crecería y se prepararía para el incierto futuro.

Si bien no quedó por escrito es claro que un Estel de diez años, que vivía en Rivendel desde los cinco, debió ser testigo de la llegada, en junio del 2941, de un extraño grupo formado por trece enanos, un mago y un hobbit. ¿Tal vez de esa extraña experiencia infantil nacería su amistad con Bilbo y con Gandalf? Solo podemos especular sobre ello.

En el 2951 Aragorn conocería finalmente su verdadera identidad, recibiría algunas de sus heredades (ya hablamos brevemente de ello en el artículo sobre el anillo de Barahir) y conocería a Arwen Undómiel, quien por el resto de su desesperada lucha contra el Enemigo sería su fuente de inspiración, su objetivo imposible: Elrond permitiría el matrimonio entre su hija y el mortal solo si este último se convertía en rey del reino unificado, y esto solo podría suceder si Sauron era derrotado.

Muchas fueron las aventuras de Aragorn en su larga vida, sirviendo en Rohan y Gondor bajo el disfraz de Thorongil, realizando la proeza de encontrar y capturar a Gollum, siempre luchando contra el enemigo.

Pero como dijimos, la historia de Aragorn es también compleja fuera de la Tierra media, ya que su concepción pasó por muchas etapas de revisión que fueron mejorando el personaje hasta llevarlo a lo que hoy conocemos.

Cuando Tolkien comenzó a escribir la continuación de El Hobbit que sería El Señor de los Anillos, el personaje que guiaba la partida no era un hombre sino otro hobbit llamado «Trotter», el cual tenía una pierna de palo por haber sido una vez capturado y torturado en Mordor…

Y sí, la razón por la cual Estel no es nombrado en el Hobbit es que Tolkien no sospechaba su existencia al momento de escribir las aventuras de ese pequeño personaje que vivía en un lujoso agujero en el suelo… pero claro, por alguna razón Tolkien eligió que Aragorn naciera en una fecha que le permitiera estar en Rivendell en el momento de la llegada de Bilbo, por lo que es tentador pensar que la idea de la coincidencia al menos rondó por su cabeza. Después de todo, bien sabemos que Tolkien sabía cómo reescribir el pasado

Afortunadamente, luego del bosquejo inicial del relato Tolkien dio libertad a su pasión por los detalles y comenzó a pulir y completar la historia: creó toda la estructura de la segunda y tercer edad, los anillos de poder, los Nazgûl, Elendil, sus hijos y los reinos en el exilio, la caída del reino del norte a manos del rey Brujo de Angmar… y todo lo que ya conocemos.

También convirtió al señor de Rivendell en el hijo de Eärendil el marinero, lo unió a la hija de Galadriel y permitió el nacimiento de Arwen: en versiones tempranas de la historia, Aragorn se casaba con Éowyn…

Como dijimos: una historia compleja tanto dentro como fuera del papel, tanto en su estructura como en su concepción… ¡Pero qué bien ha quedado!

All that is gold does not glitter,
Not all those who wander are lost;
The old that is strong does not wither,
Deep roots are not reached by the frost.
From the ashes a fire shall be woken,
A light from the shadows shall spring;
Renewed shall be blade that was broken,
The crownless again shall be king.

Fuentes:

Claramente, los libros como primer punto de referencia

Los artículos correspondientes a cada personaje en el Tolkien Gateway

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: