En defensa del lenguaje

A más de uno le habrá seguramente pasado: recibir un correo electrónico con una línea, muchas veces al inicio del mensaje, como la siguiente:

Enviado desde mi <smart-phone de turno>.

Odio esas líneas.

Pero es aún peor cuando no contentos con la citada afrenta ciertas personas agregan una «aclaración» semejante a la siguiente:

Disculpen los posibles errores.

Pareciera que el remitente intentara con esas en apariencia tímidas palabras, seguramente agregadas en forma automática por el software de correo utilizado, imponer en sus victimas (es decir: los lectores de sus incompresibles mensajes) la idea de que la ausencia de un teclado físico es suficiente para justificar cualquier barbaridad que se deslice en el texto.

En mi opinión un mensaje mal escrito enviado desde un teléfono no es menos malo que un mensaje mal escrito enviado desde cualquier otro dispositivo: si el remitente no es capaz de dedicar un minuto a revisar la veintena de palabras de su muchas veces críptico mensaje, el acusar al medio utilizado para escribir no lo ayudará a lograr el perdón de sus propias y verdaderas faltas.

Y es que, generalmente, estando frente a un grupo de mensajes enviados por estas personas no suele ser sencillo el discernir cuáles fueron escritos en un verdadero teclado y cuáles en un teclado virtual: Ambos suelen ser igual de desastrosos.

La función del lenguaje es comunicar ideas. Pensar qué va a decirse antes de comenzar a escribir y revisar al menos una vez lo escrito mejora enormemente esa comunicación.

Que sea más difícil escribir desde un teléfono nadie lo duda, pero esa dificultad extra es una pobre escusa para bombardear a los destinatarios con mensajes pobremente escritos y faltos de claridad. Después de todo, la idea detrás de tener siempre al alcance de la mano los medios más variados de comunicación es justamente el disponer constantemente de la posibilidad de comunicarse, algo que va (algo que tiene que ir) mucho más allá del simple envío de textos arbitrarios.

Anuncios

,

A %d blogueros les gusta esto: