En la casa de Tom Bombadil

El séptimo capítulo de «La comunidad del anillo» que da nombre a este artículo es más notable de lo que muchos lectores, especialmente los «primerizos», suelen descubrir.

At last Frodo spoke:

‘Did you hear me calling, Master, or was it just chance that brought you at that moment?’

Tom stirred like a man shaken out of a pleasant dream. ‘Eh, what?’ said he. ‘Did I hear you calling? Nay, I did not hear: I was busy singing. Just chance brought me then, if chance you call it. It was no plan of mine, though I was waiting for you.’

 

Finalmente Frodo habló:

—¿Me oyó llamando, Maestro, o fue solo casualidad lo que le llevó a estar allí en ese momento?

Tom se sobresaltó como un hombre sacado de un sueño placentero —¿Eh, qué?— dijo —¿Si te oí llamar? No, no oí: estaba ocupado cantando. Fue solo la casualidad lo que me llevó allí entonces, si casualidad puede ser llamada. No fue un plan mio, pero te estaba esperando.

Tom sabía que Frodo estaba viajando hacia el este, que se encontraba en el Bosque Viejo. Ciertamente Gildor Inglorion —otro de los conflictivos personajes del libro— corrió la voz, hablando también con Aragorn y enviando un mensaje a Elrond. Es decir, Tom no estaba tan aislado en su pequeño reino después de todo…

En la siguiente página, Frodo tiene un sueño que describe un lugar y una situación que el lector no ha encontrado aún y que no comprende (un círculo de piedras, montañas y una torre, un hombre de blancos cabellos y un águila gigantesca), pero que resultará clara luego en el concilio de Elrond.

(Frodo tiene otro sueño en la casa de Tom, pero es parte del capítulo siguiente por lo que esta vez lo dejaremos pasar…)

Un par de páginas más tarde se da la situación más citada y quizás menos comprendida de todo el capítulo:

Indeed so much did Tom know, and so cunning was his questioning, that Frodo found himself telling him more about Bilbo and his own hopes and fears than he had told before even to Gandalf. Tom wagged his head up and down, and there was a glint in his eyes when he heard of the Riders.

‘Show me the precious ring!’ he said suddenly in the midst of the story: and Frodo, to his own astonishment, drew out the chain from his pocket, and unfastening the Ring handed it at once to Tom.

It seemed to grow larger as it lay for a moment on his big brown-skinned hand. Then suddenly he put it to his eye and laughed. For a second the hobbits had a vision, both comical and alarming, of his bright blue eye gleaming through a circle of gold. Then Tom put the Ring round the end of his little finger and held it up to the candlelight. For a moment the hobbits noticed nothing strange about this. Then they grasped. There was no sign of Tom disappearing!

 

Efectivamente tanto conocía Tom y tan inteligentes eran sus preguntas que Frodo se encontró contándole más acerca de Bilbo y de sus propias esperanzas y miedos de lo que había dicho jamás, incluso a Gandalf. Tom meneó su cabeza arriba y abajo, y un brillo apareció en sus ojos cuando oyó hablar de los Jinetes.

—¡Muéstrame el precioso anillo!— dijo repentinamente en medio de la historia: y Frodo, para su propia sorpresa, extrajo la cadena de su bolsillo y soltando el Anillo lo pasó inmediatamente a Tom.

Pareció crecer mientras estaba por un momento en su gran mano morena. De repente puso el anillo frente a su ojo y rió. Por un segundo los hobbits tuvieron una visión, a la vez cómica y alarmante, de su ojo azul profundo brillando a través de un círculo de oro. Entonces Tom se puso el Anillo en su dedo pequeño y lo sostuvo a la luz de la vela. Por un momento los hobbits no notaron nada extraño sobre esto. Entonces comprendieron. ¡No había signos de que Tom desapareciera!

Luego vendría la famosa escena de Frodo poniéndose el anillo y de Tom viéndolo a pesar de ser «invisible», pero la parte aquí citada es en mi opinión aún más importante. Por una parte vemos a Tom sintiendo curiosidad por el anillo, deseando verlo: es claro que, como nos comenta Michael Martinez, el anillo «intenta tentar» (y falla) a Tom.

La otra parte es que Tom logra comprender cabalmente la naturaleza y el alcance del poder que se encuentra en el anillo, y que es capaz de jugar con él.

Aquella parte en la que casi todos se centran, el hecho de que el anillo no es capaz de dominar a Tom, resulta entonces casi anecdótica.

Y es que Tom es su propio Maestro, no acepta órdenes de nadie y no está interesado en dar órdenes a nadie. Tom solo está interesado en saber, dominar es algo completamente ajeno a su naturaleza.1

Y esto hace que la aparición de Tom se vuelva esencial en la historia: este misterioso personaje del cual tanto se ha discutido y tanto se discutirá nos muestra que existe otra forma de vivir: la búsqueda de conocimiento por el deseo de saber, no por una incontrolable necesidad de dominar.

[Goldberry, sobre Tom]’He is the Master of wood, water and hill.’

[Frodo]’Then all this strange land belongs to him?’

‘No indeed!’ she answered, and her smile faded. ‘That would indeed be a burden,’ she added in a low voice, as if to herself. ‘The trees and the grasses and all things growing or living in the land belong each to themselves. Tom Bombadil is the Master.’

 

[Baya de Oro, sobre Tom]—Él es el Maestro del bosque, del agua y de la colina.

[Frodo]—¿Entonces toda esta tierra extraña le pertenece?

—¡De ninguna manera!— respondió ella, y su sonrisa se perdió —Eso sería ciertamente una carga— agregó en voz baja, como para sí misma —Los árboles y las hiervas y todas las cosas que crecen o viven en la tierra pertenecen a ellas mismas. Tom Bombadil es el Maestro.

Pero esta aleccionadora aparición de Tom también ofrece un gran problema: a este punto de la historia tenemos a Bilbo rechazando (si bien con ayuda) el Anillo, a Gandalf que, si bien le teme, no lo desea, a Tom que juega con él y lo devuelve… ¿cómo se logra mostrar que el Anillo es peligroso si todos lo dejan pasar?

La caída de Boromir, visible ya en el concilio de Elrond, es una respuesta, el suplicio de Frodo a medida que avanza la misión es otra.

Pero esto ya forma parte de otros capítulos.


 1 Un breve pero interesante artículo que encontré sobre este tema: Why didn’t the One Ring have any Control Over Tom Bombadil?

Anuncios

  1. #1 por Mauricio Baeza el 13 abril, 2015 - 21:42

    Eso fue algo que me sorprendió (y gusto) mucho de Tom cuando leí el libro, su “juego” y control del anillo…

    cuando solo deseas saber y no poseer… ¿que te pueden ofrecer?…

    • #2 por elpinguinotolkiano el 13 abril, 2015 - 21:58

      Absolutamente nada 🙂 . Y esa es justamente la grandeza de Tom y su importancia en el libro. No cumple un rol importante en la historia, pero no por eso deja de ser importante como observación sobre la realidad.

      Saludos

  2. #3 por karlggest el 14 abril, 2015 - 0:16

    Hola. No has nombrado a Sam, muy mal XDD Es el único que lo coge, lo utiliza…. y lo devuelve sin más. En Tom lo principal es _saber_, en Sam es _servir_. En cambio, para Galadriel es una “simple” prueba.

    Salud!!

    • #4 por karlggest el 14 abril, 2015 - 0:24

      Ciertamente, Gandal se refiere al Anillo como si tuviese inteligencia o voluntad, y que su “deseo” es llegar a su Amo. Así que también sería posible que tentase más a aquellos que pueden llevarlo a donde quiere ir. Por ejemplo, elige a Gollum por su caracter obsesivo que lo lleva a esconderse durante siglos, lo deja y llega a las manos de Bilbo. Bilbo es el “accidente histórico” que suponen los Hobbits 😉 y contra todo pronóstico se lo queda también durante un siglo, acumulando simplemente cansancio. Frodo, en mucho menos tiempo, no es capaz de renunciar a él. 😉

      • #5 por elpinguinotolkiano el 14 abril, 2015 - 0:43

        Es que esta entrada era sobre el capítulo siete, que allí Sam ni logra soñar algo raro 🙂

        Es verdad, el Anillo tiene «voluntad» y elige a quién «tentar», buscando siempre al mejor candidato, al más fácil de corromper. Los hobbits son también difíciles de corromper, mira lo que le «ofrece» a Sam: convertir Mordor en un jardín… se ve que el anillo tuvo mala suerte 😄

        Saludos

A %d blogueros les gusta esto: