Actualizando openSUSE en forma «no tradicional»

Durante un tiempo jugué con la idea de pasarme a Tumbleweed, pero luego de ver cómo todos dicen estar contentos «a pesar de los pequeños problemas» y no teniendo yo ganas ni siquiera de pequeños problemas, pues que me arrepentí. A esta edad y habiendo sido ya usuario de Fedora (gran distribución si las hay… pero requiere un poco de paciencia por parte del usuario) tengo ya superada mi cuota de ansiedad ante los resultados de una «actualización de rutina». Digo, todavía recuerdo cuando una actualización normal de fedora 7 aniquiló HAL, dejando un sistema prácticamente inútil…

Y bueno, ya se hacía tiempo de actualizar mi versión 13.1 del camaleón. El punto es que decidí hacerlo «con estilo», nada de DVD y volver a configurar todo: no tenía ganas. Nada de líneas de comando tampoco, quería ser «diferente», por lo que en este artículo cuento lo que intenté hacer… y que funcionó bastante bien, permitiéndome llegar a un buen resultado final con muy poco esfuerzo.

El plan

Como había leído varias veces que el problema principal de una actualización de openSUSE por Internet era el riesgo de la caída del servidor gráfico, dejando el proceso a mitad, decidí hacer todo por partes:

  1. Cambiar los repositorios a los de 13.2
  2. Actualizar zypper y YaST
  3. Actualizar XOrg
  4. Solo entonces actualizar el resto

Y además quería hacerlo todo «gráficamente», cosa que logré en gran medida (los tres primeros puntos), pero no totalmente.

Cambiar los repositorios

Abriendo YaST y eligiendo la herramienta para manejar repositorios (ya sea desde Repositorios de software o desde Instalar / Desinstalar programas → Configuración → Repositorios), me dediqué a editar cada uno de ellos cambiando 13.1 por 13.2

actualizar-repos

Tiempo: un par de minutos.

En este punto es importante recordarse de deshabilitar el repositorio del DVD, ese que en la captura de pantalla dice «openSUSE-13.1-1.10» y figura habilitado, ya que de lo contrario en medio del proceso que sigue YaST nos pedirá el «disco de instalación» y tendremos un problema (no muy serio, pero problema al fin): lo seleccionamos y le quitamos todas las marcas que pueda tener en la parte baja de la ventana, bajo «Propiedades».

Es importante notar aquí que no hice caso a los consejos que se encuentran por Internet de deshabilitar los repositorios no oficiales: yo dejé habilitados todos, tanto packman como Science, KDE Extra… todos. Esto me trajo solo un pequeño inconveniente con Octave que pudo resolverse rápidamente (ya volveré sobre esto).

Al cambiar el repositorio principal, YaST2 me mostró un acuerdo de licencia:

actualizar-repos-licencia

Es el que aparece en una instalación normal, por lo que solo queda aceptarlo.

Actualizar zypper, YaST y XOrg

Hecho esto, abriendo YaST2 (Instalar / desinstalar software) me encontré con una serie de actualizaciones que apliqué, mayormente sobre los paquetes ladspa. Luego de instalar esas actualizaciones automáticas volví a YaST2, en la caja de búsqueda escribí zypper y le di a actualizar a todos los paquetes que encontró (con un clic derecho)

actualizar-repos-zypper

Esto agregó una serie de dependencias que acepté sin dudar. Luego volví a YaST2 para actualizar YaST y por último para hacer lo propio con XOrg.

Tiempo: otro par de minutos. Digamos cinco.

A este punto reinicié la sesión para asegurarme de que la nueva versión de XOrg se cargara y que no iba a tener sorpresas en los pasos siguientes… y allí fue donde mi plan falló, ya que al tratar de reiniciar YaST2 este me daba error

actualizar-repos-error-yast2

Se ve que de algún paquete me olvidé…

Actualizar el resto

Y bueno, no quedando ya alternativa abrí entonces Konsole y luego de identificarme como administrador (su → clave) caí finalmente en el fatídico

zypper dup

Más de 3600 paquetes para actualizar, el tener que aceptar un par de licencias (la de flash y la de fluendo) y no mucho más: dejé correr todo y al final reinicié el sistema. Hay que estar un poco atento tanto al principio como a la mitad y al final del proceso ya que zypper puede pedir alguna que otra «opinión» al usuario, pero la mayor parte del trabajo lo hace solo. Básicamente lo que tuve que hacer fue, al principio, aceptar la licencia de fluendo (yo no pedí que se instalara… de hecho, en 13.1 no lo tenía) y la de flash player. Zypper procedió entonces a descargar todos los paquetes y luego realizó una «búsqueda de conflictos»: encontró 25, pero todos estaban relacionados con GNU Octave. Por alguna razón zypper quería instalar tanto la versión 4.0 como la 3.8 simultáneamente… acepté y dejé hacer, que corregir la instalación de un programa no es problema. Luego de decirle que quería continuar a pesar del conflicto, zypper instaló todos los paquetes.

Trabajo de mi parte: en total, unos cinco… seamos generosos y demos diez minutos.

Trabajo por parte de zypper: un par de horas.

Detalle final

Luego de reiniciar, noté que todo se había actualizado bien salvo por el nombre del sistema en Grub2 que seguía mostrando «openSUSE 13.1». Abriendo entonces YaST → Sistema → Cargador de arranque, me encontré con esto

actualizar-grub

Solo fue cuestión de modificar la línea «Distribuidor» para que mostrara openSUSE 13.2 y luego la pestaña Bootloader options → Sesión de arranque predeterminada

actualizar-grub-op

Esa línea es en realidad un menú donde se muestran todas las opciones de arranque, pero es suficiente cambiar la primera (la que se ve sin abrir el menú) ya que las otras se ajustarán solas.

Finalmente abrí YaST2 y corregí la instalación de Octave, pasando esos paquetes al repositorio Science.

Tiempo: exagerando, otros cinco minutos.

Conclusión

Al parecer todo está funcionando perfectamente.

Ciertamente la parte que logré hacer «gráficamente» también puede hacerse desde la línea de comandos, pero eso implica cierta seguridad a la hora de escribir los parámetros de zypper. Por lo demás, separar el proceso en estas cuatro etapas me parece una buena receta para evitar problemas, independientemente de si se hace gráficamente o no.

Si miramos el tiempo total necesario para este proceso y el de una actualización (reinstalación) normal, no es que sea menor: lo que es ciertamente menor es el trabajo por parte del usuario y esto se agradece. Todo quedó configurado como lo tenía antes sin mayor esfuerzo de mi parte… salvo por el plasmoide QuickAccess que ya no existe para las versiones recientes de KDE. Tendré que buscar otras opciones para lo que hacía con él… 😦

Ahora me queda por actualizar la otra computadora, pero eso será más tarde. Ya actualicé la computadora más nueva siguiendo el mismo procedimiento que en la otra y aquí también todo funcionó sin problemas.

Anuncios

,

  1. #1 por xiseme el 9 junio, 2015 - 11:44

    Has hecho bien en no incorporarte a Tumbleweed en este momento.
    Después de años con ella actualiza-que-te-actualiza sin mayores problemas, con el cambio a plasma5 si que he tenido cuelgues que me han llevado a reinstalar (grrrr….) y aún así no logro que vaya tan fino y estable como antes (ni siquiera logro instalar pdfjam)
    Creo que habrá que esperar un tiempo a que se asiente todo bien.

    • #2 por elpinguinotolkiano el 9 junio, 2015 - 11:50

      ¡De la que me he salvado, entonces! 😉 Me encanta plasma 5 y cada tanto algún liveDVD pruebo, pero ponerlo en el sistema base ¡por ahora no se habla!

      Saludos

  1. Firefox en Linux: diccionarios del sistema vs. diccionarios personales | El pingüino tolkiano
A %d blogueros les gusta esto: