Extreme Tux Racer 0.7.1: manteniendo la tradición del pingüino volador

Quienes tienen ya algunos años en esto del Pingüino, recordarán seguramente que durante la última década del siglo pasado existía «Tux Racer», uno de los primeros juegos 3D para Linux. La mecánica del juego era tan sencilla como adictiva: Tux se lanzaba por una pendiente helada y había que controlarlo (que es una forma de decir) evitando chocar con paredes y árboles mientras intentábamos atrapar el mayor número de arenques posible.

Del juego se llegó a hacer una versión comercial allá por el 2000 y he conocido a una persona que jura haber jugado con una de las máquinas que estaban en las salas de juego de la época: sí, esos mamotretos del tamaño de un cajero automático.

La compañía detrás del juego terminó mal en el 2003, pero como siempre en el software libre la versión GPL del mismo siguió allí para quien quisiera continuarlo. Intentos no faltaron: OpenRacer, Planet Penguin Racer, etcétera, pero solo uno de estos «forks» logró mantener la tradición

Extreme Tux Racer

Luego de muchos años de quietud, enero de este 2016 nos trajo la versión 0.7.0 mientras que febrero nos ha regalado la 0.7.1.

Respecto de las viejas versiones tenemos ahora gráficos mucho más fluidos y un enorme número de pistas.

Luego de una pantalla donde podemos elegir el personaje a manejar y su nombre, tenemos la clásica primer pantalla donde configurar el juego o ir directamente a la carrera

etr

Es importante notar que muchas opciones de configuración no están aún disponibles en el menú y que para cambiar, por ejemplo, qué tan «suavizada» estará la figura de Tux tendremos que editar manualmente el archivo

~/.etr/options

Todo está explicado en el mismo archivo, por lo que abrirlo con un editor como Kate es más que suficiente.

Cuando seleccionamos «Practicar» podremos elegir entre un gran número de pistas de base (como la veloz Who Says Penguins Can’t Fly) o un enorme número de pistas «extra»

etr3

La forma de jugar no ha cambiado: las flechas de dirección para doblar, acelerar y frenar, el espaciador para saltar, la tecla «t» para realizar una pirueta en el aire y la «s» para una captura de pantalla que se guardará en

~/.etr/screenshots/
penguins_cant_fly_3_20_22331

A toda velocidad por el hielo

Nota para quienes nunca han tomado estas heladas pendientes:

  • Después de los 30 o 40 km/h es mejor dejar de presionar «hacia adelante», que en realidad nos frenará…
  • … a menos que estemos en medio de un vuelo: con «hacia adelante» allí Tux agitará sus pequeñas alas e irá aún más rápido
El momento previo a estrellarme contra ese árbol

En pleno vuelo y en el momento previo a estrellarme contra ese maldito árbol

Para los usuarios de openSUSE, esta sumamente agradable (¡y estable, que hasta ahora no se ha caído!) versión se encuentra ya en el repositorio Games.

, ,

A %d blogueros les gusta esto: