«Fandom», «haters» y el sesgo de confirmación

Pues que sí, que hoy tenemos otra diatriba: en una entrada anterior me había quedado pendiente el hablar mal de los fanáticos de Tolkien, ¿recuerdas?


Creo que a esta altura del siglo y del blog puedo dar por supuesto que tienes, estimado lector, al menos una idea de lo que sucede cuando Frodo logra finalmente llegar al borde de las Grietas del Destino: no es capaz de dejar ir su Carga, por lo que sin la involuntaria intervención de Gollum, y la voluntaria acción de Ilúvatar, el Anillo Único no habría sido destruido.

Pues bien, hace unos meses (¿o años?, no recuerdo) pasó por mi pantalla un extenso artículo de un «fan» de Tolkien. El columnista argumentaba, con abrumador lujo de detalles y citaciones, que en realidad Frodo no había fracasado. Llamaba como testigos de su conclusión a San Agustín, la biblia, los más variados textos filosóficos (incluyendo algún texto budista, si no recuerdo mal) e incluso una particular carta escrita por el propio Tolkien.

Un trabajo de investigación y preparación impresionante, sin lugar a dudas. Lastima que en esa mismísima y famosa carta (y en muchas otras, que lo dijo varias veces) el propio Tolkien escribiera, de su puño y letra y sin dejar lugar a dudas, no solo que Frodo había fracasado, sino que ese fracaso era inevitable y que su realización ya resultaba clara mucho antes de ese punto culminante de la historia.

Lo que me lleva entonces a escribir este artículo no son las sumamente interesantes cuestiones filosóficas que la escena frente a las Grietas del Destino pueda inspirar, lo que me impulsa a padecer sobre el teclado es la acción de un individuo con una idea fija que llega al punto de negar la opinión, y la autoridad, del autor de una obra para así defender su propia y absurda interpretación.

¿El motivo? El sesgo de confirmación, por supuesto. La idea elegida como «buena» por una persona termina siendo más importante que su eventual (falta de) verdad y cualquier cosa que hable de ella, aunque sea indirectamente, aunque sea en remota apariencia, será vista desde el preciso ángulo que la haga parecer que soporta la postura preconcebida.

Hay dos motivos que me impiden enlazar al mencionado artículo. Uno es que no quiero darle publicidad al cabezotas ese, pero el más importante, y triste, es que no resulta un caso único o tan siquiera ejemplar: se da por todas partes y en todo momento, tanto en la obra de Tolkien (las absurdas discusiones sobre las alas del Balrog, armaduras de placas en la Tierra Media, las orejas de los elfos o su color de piel, etc.) como en otras ficciones o incluso en otras realidades.

Claramente el sesgo de confirmación también se puede dar, y de hecho se da, en forma negativa: no solo es utilizado por nuestras débiles mentes humanas para sostener lo insostenible, también sirve para atacar lo inatacable. No importa que entre los peores villanos de la primera edad destaquen los vengativos Fëanor y sus hijos o el traidor Maeglin, todos ellos muy élficos y de piel y ojos muy claros, no importa que los verdaderos culpables de todo lo malo que sucede en la segunda edad no sean tanto Sauron y sus seguidores como los elfos de Celebrimbor y la gente corrupta de Númenor, no importa que uno de los villanos por excelencia de la tercera edad sea un hombre blanco, de pelo blanco y que se identifica con una mano blanca como es Saruman, no importa que Tolkien describa a los Hobbits, verdaderos héroes de la historia, como gente de piel más oscura que los otros pueblos, no interesa que cada vez que un personaje muestra actitudes racistas siempre termine siendo castigado (desde Thingol en la primera edad hasta Boromir en la tercera, pasando por las guerras de sucesión en Gondor e incluso por algún que otro orco que es víctima del subordinado al que estaba maltratando)… nada de eso importa para aquellos que decidieron acusar a Tolkien de racismo ya antes de leerlo y que sacarán de contexto y tergiversarán cualquier frase que sirva, al menos a sus propios oídos, a justificar la posición injustificable.

Y mejor no entremos en el tema de los que niegan el cambio climático y las vacunas, los que hablan de conspiraciones de todo tipo (los que sospechan del proyecto Apolo, los defensores de la Tierra plana, la lista es interminable) o los que se creen moralmente superiores a los demás solo porque así lo dice su libro de cabecera (y esto va no solo para los creyentes fanáticos: los ateos fanáticos también son insufribles), que ahí si que me pongo de mal humor.

Ya lo he dicho otras veces: me parece que el título de Homo Sapiens Sapiens le queda un tanto grande a nuestra especie. Quizás tendríamos que inventar otro y decir, si vamos a hacerle caso a los traductores de latín en línea que he consultado, algo así como Homo qui non agnoscis suum Biases: el humano que no reconoce sus propios prejuicios.


Si tienes un latinajo más apropiado, ¡compártelo en los comentarios!

EDITO para agregar una viñeta muy apropiada al tema tratado (clic en la imagen para ir a la tira original:

[Traducción:

– ¿Porqué llamamos a los humanos homo sapiens sapiens?

-Cuando yo era pequeño era solo homo sapiens, que significa «hombre sabio».

-¿Porqué el segundo sapiens?

-Para dejar en claro que el primero era irónico.

-Ahhhh…]

10 comentarios en “«Fandom», «haters» y el sesgo de confirmación

  1. Mi abuela paterna diría, en latín antiguo mexicano que somos unos “pendejos”, creo que en latín antiguo argentino se dice “boludos”.

    🙂

  2. Al día siguiente de publicar este artículo, me entero de que ha fallecido Christopher Tolkien, el hijo de J. R. R. Tolkien y su heredero literario, que durante décadas fue el encargado de cuidar, promover y organizar todo lo que se relaciona con la Tierra Media. Gracias a él tenemos el Silmarillion, los cuentos inconclusos, la historia de la Tierra Media y mucho más. Que descanse en paz

    https://en.wikipedia.org/wiki/Christopher_Tolkien

  3. Yo opino que, si de ficción se trata, bastante tenemos con la religión que sea… El resto, es mero fundamentalismo… Radicalidad…
    Y en eso, no hay racionalidad sino pulsión tanática… Nos leemos… 🙂

  4. Es una forma de darnos seguridad en nosotros mismos para seguir el camino, aunque lleve al precipicio.
    Pero esa seguridad falsa hace que algunos elementos avancen hacía objetivos que de otro modo serían inalcanzables.
    La evolución se produce como consecuencia de los errores de los que creen conocer el camino.

    • Hay que recordar que la evolución también lleva a extinciones masivas. El problema no es el tener sesgos, que son inevitables (la realidad es demasiado complicada como para analizarla en todos sus detalles todo el tiempo), el problema es no ser conscientes de que tenemos esos sesgos. Como bien dices, sin errores no se progresa, pero para progresar es necesario reconocer, y corregir, los errores cometidos. O al menos intentarlo 😉

      Saludos

  5. Me ha encantado tu artículo, Pingüino.
    Efectivamente, se aplica a muchas áreas del ser humano.
    Lo único que te acotaría es el pesimismo final que tienes (o que yo percibo, para ser más justa y acorde a tu artículo). Aquí me uno al comentario de RGB-es. Yo creo que el *Homo sapiens sapiens* atraviesa diferentes etapas, y no todas son cursadas al mismo tiempo por todos los individuos.
    Es una cuestión de conocimiento de uno mismo el detectar qué sesgos tiene cada quién en qué área.

    • ¡Ah! Olvidé comentarte otra reflexión que tengo.
      Otra vez es mi percepción, pues.
      Creo que muchas personas se apegan/aferran a sus creencias, ideas, fanatismos porque creen que se están defendiendo a sí mismos. No han separado que las ideas que tienen no necesariamente les definen como personas: que son ideas, que pasan, que uno tiene y puede tener otras nuevas diferentes o que sustituyan a las anteriores. De ahí creo que viene la intensidad de su defensa y de su pasión. (Que ser apasionado no es nada malo, al contrario. Pero no hay discernimiento.)

      • ¡Gracias, Lobaluna!

        Es verdad, la «identidad» y el «tribalismo» son fuerzas difíciles de dominar. Y para peor, la mayor parte de la gente ni siquiera lo intenta 😉

        Saludos

Los comentarios están cerrados.