LibreOffice 7 y la «edición personal»

Y… si he escrito esta carta tan larga, ha sido porque no he tenido tiempo de hacerla más corta.

Blaise Pascal

Hoy toca, fuera de programa, una diatriba intempestiva, por lo que no esperes que la redacción sea perfecta.

Mira esta belleza (dicho irónicamente, se entiende):

El texto que he recuadrado en rojo dice:

la edición personal es apoyada por voluntarios y destinada a uso personal

Básicamente esta nueva línea dice que ahora no solo existen «ediciones» de LibreOffice, sino que aquella que descargas de sus servidores solo está «destinada a uso personal».

No soy abogado ni mucho menos, pero me parece que tan solo sugerir que una versión de LibreOffice pueda estar destinada exclusivamente a uso personal entra en directa contradicción con la propia licencia del software.

El correspondiente reporte de error:

Bug 134486 – UI: Branding: LibreOffice Personal edition

[Me ha encantado el comentario de Adolfo Jayme: Resulta un tanto irónico que este reporte esté marcado como «needsUXEval» cuando nunca consultaron al equipo de diseño para implementar esta grosera etiqueta. ¡Seguramente hubiéramos aprobado una etiqueta diferente! A bit ironic that this is tagged “needsUXEval” when they never consulted the Design team to implement this gross label. Of course we would have approved a different label!]

Claramente las discusiones han explotado por todas partes (por ejemplo, aquí) y verás declaraciones oficiales de que bueno, que no es para tanto, que estamos pensando en expandir la oferta y facilitar la creación de un ecosistema más dinámico, que por eso se agregó la opción de poner una «etiqueta» a los binarios así la comunidad puede personalizar en forma más sencilla sus paquetes, que ahora tendría que haber quedado vacía, no me esperaba que saliera esa frase, en fin, que estamos discutiendo y aceptamos sugerencias…

El problema de todas esas excusas es que son eso, excusas, y ninguna de ellas responde al problema real: el decir que esta «edición personal» está destinada a uso personal.

¿Que de dónde viene todo esto? Bueno, para empezar y contrariamente a la creencia popular de que LibreOffice es desarrollado exclusivamente por esforzados voluntarios que trabajan en forma desinteresada para el bien de la humanidad (los esforzados voluntarios ciertamente existen y son heroicos: el mito está en eso de pensar que son los únicos que contribuyen), la realidad es que la mayor parte del desarrollo viene de empleados pagados por Collabora y Red Hat. Puedes mirar los artículos del blog de QA para hacerte una idea de quien corrige los errores, pero esto va más allá: por algún motivo ahora no lo logro encontrarlo, pero recuerdo haber leído un artículo que indicaba que más del 70 % de los cambios en el código viene de algún empleado de alguna empresa. Y esto tiene una conclusión lógica y clara: parece ser que la idea es promocionar las variantes comerciales del paquete así las empresas en cuestión siguen ganando y pagando el sueldo de los desarrolladores clave.

Que no lo veo mal, dejemos esto en claro: si quieres soporte, contrata a alguien que te lo dé y todos contentos, las empresas tienen sus clientes y la comunidad consigue un software libre desarrollado por profesionales pagados por su trabajo. Lo que sí está mal es dar a entender que si quieres utilizar LibreOffice en una empresa solo puedes hacerlo a través de los socios comerciales del proyecto, lo cual es absolutamente falso. Si te la apañas solo, adelante.

Y lo peor de todo es que esto va a ser incluso contraproducente, reduciendo los posibles usuarios: ¿te imaginas lo que pasará cuando el encargado de instalar el software en una escuela, o en una empresa pequeña, gente que no solo no tiene ni puñetera idea de licencias sino que tampoco tiene por qué tener puñeteras ideas de licencias, vea esto de «para uso personal»? Pues sí, que va a desinstalar el puñetero software por miedo de hacer algo ilegal. Y no, este escenario no es una hipótesis, que encontrar un jefe que cree que es ilegal utilizar software libre en una empresa es algo que he visto (y sufrido) personalmente.

No me gusta lo que está pasando, pero la verdad es que tampoco me sorprende. Ya la propia creación de TDF se produjo «en las sombras» con discusiones de las que nadie se enteró hasta que todo (fundaciones, promotores, desarrolladores pagados) estaba en su sitio y cocinado. Seguimos en la misma.

En fin, que yo seguiré escribiendo sobre LibreOffice (el jueves 16 sale un artículo sobre expresiones regulares), pero no me pidan que vuelva a escribir para el blog de LibreOffice hispano o incluso que participe en ask.libreoffice: ya no lo voy a hacer. Incluso si eliminan esa estúpida línea (no estoy seguro de que lo hagan) el error ya fue cometido, y no ha sido por inocencia justamente.


Actualización: al parecer han retrocedido en la decisión y esta problemática etiqueta no estará en la próxima versión. Al menos por ahora.

9 comentarios en “LibreOffice 7 y la «edición personal»

    • 😆

      De alguna forma, LibreOffice como software está andando y seguirá andando bien, el problema es con los dirigentes. Eso sí, no le vendría mal un poco de competencia… lastima que tanto Apache OpenOffice como Calligra Suite están más muertos que vivos 😦

  1. Ya lo dijo Buzz: Politicians… Politicians every where… (Y si está mal escribido, más mejor)

  2. Cuando dije «el jueves sale un artículo» no me refería al «jueves inmediatamente posterior a la publicación de este» sino al siguiente jueves. Ya ni sé en qué día vivo. Será la edad (y el enojo). En fin, que agregué que el artículo sobre expresiones regulares será el jueves 16 (de julio de 2020, para los lectores del futuro).

  3. En este mundo no hay nada gratuito. Si queremos un software de calidad y que tenga continuidad en el tiempo alguien tiene que pagar. Es cierto que hay mucho open & free software, pero su continuidad se cimenta en el tesón de su promotor, siempre en la cuerda floja.
    Lamentablemente nos vemos en la necesidad de hacer concesiones. En el caso de libreoffice una posible concesión es que las empresas, que son las que hacen dinero paguen por su uso.

    Lo que no me gusta:
    ________________
    – ¿Qué pasa en el entorno educativo? ¿Deben pagar las escuelas/universidades por su uso? ¿Sólo las escuelas/universidades privadas? ¿Y las entidades que no sean de lucro como ongs o asociaciones?.

    – Tampoco me gustaría que se desarrollara una gama «especial» de Libreoffice super-extra inaccesible si no pagas y otra «descafeinada» para los «mortales gorrones» (ironía).

    – ¿Si eres voluntario y colaboras con libreoffice tendrías acceso a esta super versión? ¿o sólo te harían un descuento en su compra?

    • El que se involucren empresas no es el problema: el kernel de Linux es desarrollado mayormente por gente trabajando para empresas y nos va muy bien con él. El problema es tratar de conseguir ese necesario apoyo mintiendo, porque eso de que la edición personal está «destinada para uso personal» es una mentira que va contra la propia licencia del software y los propios estatutos de TDF. Y también hay otro problema: ¿realmente TDF considera a los voluntarios del proyecto? Hay mucho bombo y platillo sobre las «elecciones del comité de miembros» (hay una organizándose justo ahora), gente elegida supuestamente para ayudar a tomar decisiones, y digo supuestamente porque bien sé que esta «sorpresa» de la edición personal también le cayó como balde de agua fría a más de un integrante del actual comité de miembros. La impresión es que, en realidad, los únicos a tomar decisiones son los mismos que siempre han tomado decisiones.

      No sé, me parece que están haciendo mal las cuentas. Este tiro tiene varias posibilidades de salir para atrás… 😦

  4. Yo se lo dejé bien claro a Meeks y a su séquito: que se olviden de mis traducciones y otras colaboraciones (con las cuales se ahorran un dineral) si van a hacer este tipo de sandeces con ellas.

Los comentarios están cerrados.