Mostrar no es explicar; ver no es aprender

No pasa muy seguido, pero cada tanto alguien me pregunta por el archivo odt de Domando al escritor (DAE). Curiosamente (o no), nadie me preguntó jamás por el archivo original de LYX, la otra forma de escribir.

Lo diré desde el principio: ninguno de los dos está, o estará, disponible para la descarga en un futuro previsible. Llegado el caso me canse de todo este esfuerzo inútil y decida abandonar completamente estos proyectos, solo allí trataré de subir los archivos originales a algún lado (en mi cuenta gratuita de WordPress, no puedo).

Segunda aclaración antes de seguir adelante: documentación no es código, por lo que el equivalente del «código fuente» de un manual no es el archivo original desde el cual se genera el PDF, sino el contenido del PDF en sí. En principio, la GNU Free Documentation License (GFDL) pide que «la fuente» (archivo .odt, .lyx, lo que sea) esté disponible para su descarga, pero no conozco ningún proyecto que use GFDL para su documentación. Claramente, todos pensamos que cualquier variante de Creative Commons (CC) es infinitamente más apropiada para distribuir manuales y guías.

Sé lo que me dirás, lector: incluso si la licencia no lo pide, la mayor parte de los proyectos ofrecen no solo el PDF, sino también el archivo original. Ellos lo hacen, sí, pero yo no.

Existen varias razones para esta falta, por lo que vayamos por partes.

La razón más evidente la he ya mencionado al pasar más arriba: no tendría dónde subirlos. En mi cuenta gratuita de WordPress solo puedo subir archivos de imagen y PDF, nada más.

Una razón menos evidente es mi proceso de redacción: decenas de notas que solo yo puedo entender… o consumir. Para publicar el .odt original tendría que hacer un enorme y aburrido trabajo de saneado del archivo, cosa que no me apetece. Ya bastante esfuerzo pongo en mantener esos documentos como son para ponerme a hacer incluso más, especialmente siendo ese un trabajo completamente inútil que a nadie le va a servir.

Finalmente, la menos evidente, pero más importante, de las razones es aquella que da nombre a este artículo: mostrar no es explicar; ver no es aprender.

Una cosa que sí me ha pasado con un poco más de frecuencia en las ediciones anteriores de DAE es recibir un correo de alguien que luego de agradecer el libro me dice algo así como «todavía no entiendo cómo hacer X», a lo que yo respondo «¿has visto lo que digo en página Y?», lo cual invariablemente resuelve el problema. Y es que tener las cosas delante de los ojos no es lo mismo que tenerlas dentro del cerebro.

Recientemente me han vuelto a pedir el archivo odt de DAE, pero esta vez ha sido con cierta insistencia, blandiendo entre otros el argumento de «ver cómo el archivo está hecho y así aprender más». Pues lo siento, las cosas de la enseñanza no funcionan así.

Llevo casi 30 años en esto de explicar, no solo software libre, sino también física, matemática y química. Algo que he aprendido en todos estos años es que podrías tener el archivo odt delante, podrías incluso tenerme a mí a tu lato leyendo todo en voz alta, pero eso no será ni remotamente suficiente para que aprendas. Lo peor de todo es que creerás haber aprendido, pero la realidad es que no sabrás absolutamente nada hasta tanto no te pongas por ti mismo, solo delante del programa, y lo uses.

Y ahora ya sabes, lector, el motivo que me llevó, en la última edición de DAE, a eliminar todas las capturas de pantalla: no sirven para explicar, solo dan ilusión de claridad. Sé que al hacer eso perdí una fracción importante de los lectores, pero también sé que la fracción que quedó y se leyó todo con atención y hasta el final pudo aprender mejor y con mayor profundidad que con ediciones anteriores.

Quiero ayudarte a aprender, lector, es por eso te hago hacer el esfuerzo extra de buscar por ti mismo los menús apropiados sin la guía de capturas de pantalla cuidadosamente editadas. Quiero ayudarte a comprender, lector, por eso te obligo a probar por ti mismo las cosas que cuento en el libro sin la ayuda de detalles infinitos. Quiero ayudarte a descubrir, lector, cómo resolver cualquier problema que se te presente por ti mismo, por eso no te doy el archivo odt original.

Lo hago para que aprendas.

Si esto no es suficiente para ti, si quieres todo precocido y humeante delante de tus ojos, lo siento, no puedo ayudarte. Tu mismo has decidido que hacerlo se vuelva imposible.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Mostrar no es explicar; ver no es aprender

  1. cierto, hasta que no te enfrentas a todo aquello de lo que has aprendido la teoría y te queda la práctica no habrás aprendido… explora, piérdete, siente frustración… pero supérate y aprende y ese conocimiento no lo olvidarás nunca… además de haber aprendido a aprender! 🙂
    Saludos.

  2. Si es un faenón el cambiar tantas capturas de pantalla cuando cambia la versión de LibreOffice… se dice y no pasa nada.

Los comentarios están cerrados.