elpinguinotolkiano

Físico, amante de la literatura en general y de la «Tierra media» en particular. Fotógrafo aficionado y escritor aficionado. Usuario convencido de software libre. Esposo feliz. Docente. Me gusta la música clásica, el cine, las artes en general... en fin: tan diferente y tan igual a los demás como cualquier ser humano.

Página web: https://elpinguinotolkiano.wordpress.com

Walleye, una fuente con gracias de diseño original

Este artículo es parte de la serie Recomendando fuentes tipográficas


Hoy presento una fuente tipográfica que no es ni una recreación de otra más antigua ni un fork de un proyecto existente, sino un trabajo original diseñado desde cero por Chuck Masterson y ofrecido con licencia OFL:

Walleye

La fuente es multilingüe, dando soporte a Latín, griego politónico y cirílico. De hecho además de las numerosas características OpenType presentadas en las capturas de pantalla Walleye ofrece varias opciones especializadas para los diversos sistemas de escritura que soporta (pueden consultar este PDF para más información).

Una agradable fuente para texto que sin renunciar a influencias clásicas (contraste relativamente bajo y «en diagonal», serifas pequeñas) nos regala originalidad (terminaciones «en bandera», formas «abiertas»).

Anuncios

Deja un comentario

Pali, otra versión (más) de Palatino

Este artículo es parte de la serie Recomendando fuentes tipográficas


Diseñada por Hermann Zapf en 1949, Palatino  es una fuente de estilo antiguo que ha sido copiada y revisada numerosas veces. De hecho en estas páginas hablamos de una de sus versiones: TeX Gyre Pagella, la cual se basa a su vez en URW Palladio, la cual…

Entonces, ¿otra Palatino? Pues sí, y a mucha honra:

Respecto de otras versiones de Palatino, Pali ofrece una gran cantidad de características OpenType avanzadas además de otras diferencias:

Como puede verse en la última captura de pantalla Pali es por una parte más «compacta» que TeX Gyre Pagella, pero ofrece versalitas más «altas». Otra diferencia es el interlineado por defecto que en Pali es menor (12 puntos para una fuente de 10, contra los más de 13 de otras variantes).

Esta fuente es fruto del trabajo de un viejo conocido de estas páginas: Bhikkhu Pesala.

Es posible descargar esta fuente desde la página de su autor.

Deja un comentario

Informe de avance, septiembre

Ya sé que lo dije antes, pero ahora sí es verdad: el libro está prácticamente completo. Creo. Solo tengo que lograr trabajar un poco con la nueva versión 2.3 (cuando llegue: en los próximos días tendría que publicarse la «rc1») para corregir algunas capturas de pantalla y algunos párrafos.

2.3 llega con muchas habilidades nuevas. Una de ellas es la posibilidad de utilizar «comillas “anidadas” e “inteligentes”» automáticas, pero esto es algo con lo que tengo que experimentar un poco para describirlo correctamente y la verdad es que no he tenido tiempo ni siquiera de pensar a instalar la versión beta.

Ya he comenzado a modificar la página que albergará el proyecto. Como puede verse el índice general ha cambiado un tanto desde el primer reporte: no solo tenemos nuevas secciones, dos capítulos se han «fusionado».

El contenido ha crecido mucho más de lo que puede indicar el mayor número de páginas. En estos días he aprendido varios trucos interesantes, uno de los cuales puede verse en la captura de pantalla… Pista: está relacionado con el entorno «parte», más precisamente con la página que sigue al entorno parte…

Otra captura con un poco de código, listas, una figura, descripción de menús y teclas rápidas…

Esas cosas 🙂

Lo dicho, ya casi estamos.

4 comentarios

Recrear el «quick-start» de LibO en KDE Plasma

LibreOffice 5.4 es la última versión en ofrecer el «quick-start», la pequeña aplicación que se coloca en la bandeja del sistema para agilizar el acceso a los diferentes componentes del programa: a partir de 6.0 será eliminada.

Originalmente esta pequeña componente fue creada porque, en la época de OOo, el inicio de la aplicación era dolorosamente lento: al mejor estilo de los productos de Redmond este «inicio rápido» cargaba, silenciosamente, el programa completo durante el inicio del sistema. La idea era que al estar ya cargado en memoria se agilizaba su arranque… al costo de hacer el inicio del sistema más lento, se entiende.

En los últimos tiempos LibO ha logrado hacer que el inicio del programa sea más ágil, reduciendo enormemente el tiempo necesario para cargar la aplicación por lo que el «inicio rápido» ha dejado de ser tan útil, ¿verdad?

Bueeeeeeeeeno… Depende. Ciertamente cargar todo el paquete en memoria aún cuando no iba a ser utilizado no era la mejor de las ideas, pero el «inicio rápido» tenía algunas (pequeñas) ventajas extras como por ejemplo conseguir que el programa se iniciara mostrando la lista de plantillas.

Hoy mostraré cómo recrear las funciones «útiles» del inicio rápido de LibO en un entorno Plasma. Seguramente se podrá hacer algo parecido en otros escritorios.

Primero que nada creamos una carpeta que podríamos llamar «LibreOffice Rápido». Dentro de esta carpeta hacemos un clic derecho → Crear nuevo → Enlace a aplicación. Esto nos creará un archivo «desktop» que podremos utilizar para crear un enlace a la aplicación que queramos. Por ejemplo escribiendo bajo Orden en la pestaña Aplicación lo siguiente

libreoffice --writer %U

lograremos iniciar Writer mientras que con

libreoffice --draw %U

iniciará Draw.

NOTA 1: Sí, ya sé que podemos arrastrar el acceso directo correspondiente desde el menú de aplicaciones, pero como veremos más abajo es mejor crear el acceso «a mano» desde cero.

NOTA 2: El lector interesado en saber qué es eso del «%U» puede consultar la especificación de los archivos desktop.

Hasta aquí todo fácil. ¿Cómo hacemos ahora para llamar la lista de las plantillas? Pues con

libreoffice .uno:NewDoc

mientras que si queremos que nos presente directamente el menú para abrir un archivo podemos utilizar

libreoffice .uno:Open

Estas instrucciones «.uno» usan el «API» de LibO para realizar diferentes tareas y son parte del lenguaje de macros del programa. Si el lector quiere saber más al respecto tendrá que preguntarle a un experto del tema, como por ejemplo mi amigo Mauricio, administrador de los foros de la comunidad.

Ahora en nuestro escritorio Plasma desbloqueamos los elementos gráficos y en un panel cualquiera insertamos una «vista de carpeta»

Ahora solo nos queda configurar la vista de carpeta para que apunte a la carpeta «LibreOffice Rápido» con lo cual veremos los accesos rápidos que hemos creado… todos ellos mostrando la extensión .desktop, lo cual queda bastante feo. ¡Ningún problema! Podemos simplemente hacer un clic derecho sobre cada acceso rápido y seleccionar Cambiar nombre para eliminar la extensión del archivo que Plasma los seguirá reconociendo.

NOTA: Y aquí está la razón para no arrastrar los accesos desde el menú ya que al parecer estos últimos no están bien formateados y al quitarles la extensión Plasma deja de reconocerlos como accesos a programas. Los archivos .desktop creados desde Plasma funcionan a la perfección.

Todo listo.

, , ,

2 comentarios

40 años de las misiones Voyager

Lanzadas en 1977 para recorrer el sistema solar exterior, las misiones Voyager han logrado mucho más de lo que sus diseñadores originalmente pensaron como remotamente posible.

A casi 19 horas luz del Sol, la Voyager 1 ha superado el límite de la heliosfera donde el viento solar y el campo magnético de nuestra estrella pierde la partida frente al medio galáctico, convirtiéndose en la primera nave interestelar lanzada por la humanidad.

Los descubrimientos de las Voyager son simplemente impresionantes y han revolucionado completamente nuestra comprensión del sistema solar: los volcanes en Io, la atmósfera de Titán, el espacio interestelar… y el famoso «pale blue dot».

No voy a tan siquiera soñar con escribir un artículo que compita con el siempre impresionante trabajo de Daniel Marín, por lo que los dejo con algo que él preparó para el 35 aniversario:

La historia de las Voyager, los mensajeros interestelares de la humanidad

También interesante: La Voyager 1 ya está oficialmente en el espacio interestelar

Seguramente hoy publicará también algunos de sus imprescindibles artículos para celebrar esta fecha. Si es así, actualizo los enlaces 😉

Más:

[BBC]Voyager 1 at 40: Scientists ‘amazed’ 1970s space probe still works

Una foto de Júpiter tomada por la Voyager 1 y procesada con tecnología actual

,

Deja un comentario

Les Luthiers: 50 años de humor musical

Como dije en su momento, solo alguna noticia particularmente importante podría hacer que se adelantara el primer artículo de esta nueva temporada bloguera, el cual estaba planeado para el 7 de septiembre. Pues bien, he aquí el acontecimiento notable (mañana tendremos otro…): el grupo de humor argentino Les Luthiers cumple hoy nada menos que 50 años. ¡Felicidades!

Hoy hablaré un poco de la historia detrás de este evento histórico.


Las imágenes que ilustran el artículo son principalmente del sitio Les Luthiers on-line. Un clic sobre ellas lleva a la página desde donde las he tomado.


Oficialmente todo comenzó la noche del 4 de septiembre de 1967 cuando Gerardo Masana, Marcos Mundstock, Daniel Rabinovich y Jorge Maronna decidieron formar un nuevo grupo de humor, adoptando el nombre de «Les Luthiers». Un par de semanas más tarde, el día 20, enviarían la nota de prensa comunicando el inicio del nuevo grupo y a partir de allí todo es historia.

O casi.

En realidad todo comenzó un poco antes. Las cosas siempre comienzan al menos un poco antes.

Este comienzo antes del comienzo parte de un grupo de amigos que se conocían de los coros universitarios de mediados de los años sesenta (estamos en una ya mítica Buenos Aires llena de centros culturales y eventos de todo tipo), gente extraña que quería divertirse con la música clásica.

Dos años antes del inicio oficial de Les Luthiers tuvo lugar el VI Festival de Coros Universitarios en la ciudad de San Miguel de Tucumán, en el noroeste de Argentina. Allí se estrenó una obra coral compuesta por Gerardo Masana titulada «Cantata Modatón».

La música de la cantata estaba inspirada en «la pasión según San Mateo» de Bach mientras que el texto estaba basado… en el prospecto de un conocido laxante de la época.

Y por si esto no fuera suficiente, la presentación incluía «instrumentos informales» inventados por el propio Masana.

Más adelante en esta historia se uniría Carlos Iraldi, un médico que quedaría como «Luthier de Les Luthiers» hasta su muerte en 1995.

El éxito de la Cantata fue tan grande que inspiró la creación de un grupo llamado «I musicisti» formado por los que luego fundarían Les Luthiers más Carlos Núñez Cortés y otra gente. La pieza fue entonces renombrada como «Cantata Laxatón» para evitar problemas comerciales.

Diferencias creativas en I musicisti llevaron a la separación del grupo y a la creación «oficial» de Les Luthiers que comentamos más arriba. Curiosamente Núñez Cortés, quien por los fanáticos del grupo es reconocido como «el más Les Luthier de Les Luthier» se quedó con I musicisti por un tiempo y solo se reuniría con el grupo un par de años más tarde.

Este primer quinteto (Masana, Mundstock, Rabinovich, Maronna y Núñez) comenzaría a experimentar diferentes tipos de presentaciones con un nivel creativo difícil de igualar: con un espectáculo nuevo al menos una vez al año fueron depurando la fórmula que los llevaría al éxito.

Los primeros espectáculos, realizados en teatros pequeños y cafés-concert eran sumamente elaborados. Contrabatan actores y músicos, utilizaban disfraces…

Para el lector curioso que quiera navegar en la red: resulta bastante sencillo encontrar el audio (generalmente de baja calidad) de algunos de estos espectáculos iniciales. Un magnífico ejemplo de estos es «Blancanieves y los siete pecados capitales» de 1969, donde cada uno de los integrantes realizaba varios roles y una conocida locutora (Betty Elizalde) hacía la voz en off de Blancanieves durante su sesión con el psicólogo…

En ese espectáculo se estrenaron varias piezas que más adelante serían utilizadas en forma independiente, como «Gloria Hosanna that´s the question» y «Oi Gadóñaya».

En 1970 contrataron para tocar el «latín» (violín de lata) a un músico profesional, director general de orquesta y de coros, llamado Carlos López Puccio, quien no tardaría en ser incorporado como miembro estable.

La primera composición de Puccio como miembro oficial fue «voglio entrare per la finestra», una opereta estrenada en el espectáculo «Les Luthiers, Opus Pi» donde Ludovico, el juglar protagonista, «insiste en llegar hasta su amada; él quiere cantarle su aria de amor y solamente eso… aunque cada vez piensa menos en cantar y más en solamente eso».

Un año más tarde se incorporaría también Ernesto Acher, un multi instrumentista capaz de tocar cualquier instrumento de viento que le pusieran delante. Llegado para reemplazar a Mundstock durante una «licencia», Acher se quedaría en el grupo por muchos años.

Acher sería el gran responsable de la mayor parte de las composiciones en tiempo de Jazz y Blues, como las famosas cinco piezas monovocálicas: “Miss Lilly Higgins sings shimmy in Mississippi’s spring” (Shimmy) 1973, “Doctor Bob Gordon shops hot dogs from Boston” (Foxtrot) 1975, “Papa Garland had a hat and a jazz-band and a mat and a black fat cat” (Rag) 1981, “Pepper Clemens sent the Messenger; nevertheless the Reverend left the herd” (Ten step) 1983 y “Truthful Lulu Pulls Thru Zulus” (Blus) 1985. También sería el autor de “Teresa y el oso” y otras piezas memorables.

Es por esa época que Les Luthiers adquiere su «estilo» característico: todos vestidos de frac esmoquin y con Mundstock como presentador de cada número, muchos de los cuales eran atribuidos al compositor «Johann Sebastián Mastropiero».

En 1973 se produce la pérdida de Gerardo Masana, pero el grupo continúa con los seis miembros restantes.

En 1976 realizan la primera antología: Viejos fracasos. Ese espectáculo y el siguiente, el mítico «Mastropiero que nunca» de 1977, representan quizás el punto más alto de la carrera de Les Luthiers.

A partir del «Mastropiero que nunca» los espectáculos durarían dos años en cartel (más tarde se extenderían a tres)… y un cambio en el estilo comenzaría a perfilarse.

Con la incorporación de Roberto Fontanarrosa como «colaborador creativo» a partir de «Muchas gracias de nada» (1979) comienza a crecer la importancia de la «teatralidad» de cada número, reduciéndose el peso de la «musicalidad»: la música y los instrumentos informales lentamente comienzan a perder protagonismo y se vuelven más «decorativos». De hecho es en este espectáculo que por primera vez el grupo hace «playback» en el número principal de cierre. Y sí, ya antes habían utilizado grabaciones como en la mencionada «Blancanieves y los siete pecados capitales», pero nunca para un número musical (al menos que yo sepa).

Aparentemente estos cambios generaron tensión en el grupo, la cual se «resuelve» en 1986 con el alejamiento de Acher.

Recuerdo una entrevista a Acher realizada pocos después de su separación… de la Banda Elástica (vamos, que Acher tiene su carácter) en la que decía que él siempre había querido pertenecer (llevo al límite mi memoria) «a un cuerpo colegiado que gustara de divertirse con la música. Les Luthiers era un cuerpo colegiado, pero con el tiempo se volvía cada vez más teatral y menos musical: cuando fue claro que no podía cambiar esto, me alejé».

A partir de allí se darían algunos espectáculos un poco mejores que otros no tan buenos, los «chistes» se volverían más básicos, los instrumentos informales menos importantes, pero aún así (o quizás por eso) la popularidad continuaría en aumento.

Quizás el mejor espectáculo de la era «post Acher» sea Lutherapia (2008), donde vuelven a hacer algunas de las cosas «que hacían antes». Y no me refiero solo a recuperar el magnífico «Pepper Clemens» sino a crear números donde la música fuera más importante.

Curiosamente el estupendo instrumento informal presentado en ese espectáculo, el bolarmonio, no fue creado por Les Luthiers sino para ellos: fue el ganador de la «Expo Les Luthiers» que se realizó cuando el grupo cumplió 40 años.

En fin, que este artículo está ya quedando demasiado largo por lo que resumamos los principales detalles de lo que siguió.

En el 2015 falleció uno de los fundadores del grupo, Daniel Rabinovich. Para reemplazarlo durante su enfermedad Les Luthiers incorporó a dos personas, Horacio (Tato) Turano y Martín O´Connor, ambos con formación tanto musical como teatral más que suficiente para cubrir los roles que han tomado.

Y así llegamos al 50 aniversario del grupo. Una fecha muy especial por varios motivos ya que no solo es «un número grande y redondo», también marca el retiro (largamente anunciado) de uno de los miembros emblemáticos del grupo: Carlos Núñez Cortés.

Personalmente conocí a Les Luthiers en mi adolescencia a través de un gastado casete con el audio del «Mastropiero que nunca», casete que supe gastar aún más antes de devolverlo a su dueño. Creo ser capaz de recitar de memoria buenas partes de ese espectáculo…

He oído y vuelto a oír sus discos, visto y vuelto a ver los vídeos de sus espectáculos. Nunca me canso del humor de Les Luthiers.

En fin, ¡muchas gracias Les Luthiers por estos 50 años de humor y música!


https://es.wikipedia.org/wiki/Les_Luthiers

http://www.leslu.com.ar/index.htm

https://lesluthiers.org/ (esta página tiene algunos problemas)

,

4 comentarios

Pausa

Ya comenzaron los cursos de verano por lo que estoy de trabajo (y calor) hasta el cuello. Inicia aquí una pausa para este blog en la que trataré de utilizar el escaso tiempo libre (y las escasas fuerzas) que me quede(n) para terminar el libro sobre LyX.

A menos de una hipotética, imprevista e improbable novedad demasiado grande como para dejarla pasar, el primer artículo luego de la pausa está programado para el 7 de septiembre (sí, con p, que me sigo resistiendo).

¡Buenas vacaciones!

Y recuerden usar filtro solar.

3 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: