Cómo responder una pregunta difícil sobre Gandalf

Durante mucho tiempo tuve una pregunta sobre Gandalf dándome vueltas en la cabeza, pero por más que trataba de buscarle una solución no lo lograba. Entonces a principios del año pasado finalmente hice lo que hay que hacer en estos casos: ¡preguntarle a Michael Martinez!

Y armarse de un poco de paciencia, que entre pregunta y respuesta puede pasar un buen tiempo.

Ayer finalmente la respuesta llegó y, como era de esperarse, ha resultado brillante.

Quienes puedan con el inglés, recomiendo encarecidamente ir ahora mismo (¡ya!) al artículo en cuestión:

Could Anduril Have Harmed Gandalf the White?

Para los demás, a continuación haré un resumen tanto de la pregunta como de la respuesta.

La pregunta

La escena es el bosque de Fangorn. Los Cazadores se encuentran con quien creen que es Saruman, lo amenazan con sus armas y… ¡resulta ser Gandalf que ha vuelto de la muerte!

En ese momento Gandalf el Blanco le dice a Gimli que ninguna de las armas que ellos tienen puede dañarlo…

Lo cual siempre me dejó rascándome la cabeza: ¡entre las armas allí presentes estaba Anduril, la llama del oeste! ¿Quiere decir esto que Gandalf el Blanco era inmune a Anduril, la espada que el propio Sauron temía?

La respuesta

Como dije antes, la respuesta de Michael Martinez es simplemente brillante.

A este punto de la historia es claro que los planes de los Valar habían fracasado, y mal: de los Istari solo Gandalf había quedado fiel a su misión, pero se había sacrificado en Moria para salvar a los otros. Fracaso total: nadie quedaba ya en la Tierra Media para ayudar a derrotar a Sauron.

El regreso de Gandalf fue entonces orquestado no por los Valar, quienes habían fracasado completamente (y no por primera vez) en sus planes, sino por el mismo Ilúvatar. No es de extrañar entonces que Gandalf volviera más fuerte, más sabio… y con una garantía: ya no podría caer por la acción de armas convencionales.

Esto no significa que Gandalf fuera más poderoso que Sauron ya que actuar por la fuerza no era su misión. La misión de Gandalf el Blanco era la misma que la de Gandalf el Gris: aconsejar, dar esperanza, poner las cosas en movimiento y ayudar en momentos de extrema necesidad. Al enviar a Gandalf de regreso Ilúvatar se aseguró que esa misión fuera llevada adelante hasta hasta las últimas consecuencias dándole al mago una «bendición» que lo hiciera invulnerable.

Y sí, también le dio más poder, el cual Gandalf utilizó para curar a Theoden, para enfrentar a Saruman y para detener al Rey Brujo a la entrada de Minas Tirith. Pero especialmente en esta última acción resulta claro que la misión de Gandalf era poner en movimiento la resistencia de la gente, no luchar él mismo, ya que no hubo batalla entre él y el señor de los Nazgûl. El final de este último, como todos sabemos, llegó de manos mortales.

¡Ya tengo mi respuesta!

Anuncios

Les Luthiers: 50 años de humor musical

Como dije en su momento, solo alguna noticia particularmente importante podría hacer que se adelantara el primer artículo de esta nueva temporada bloguera, el cual estaba planeado para el 7 de septiembre. Pues bien, he aquí el acontecimiento notable (mañana tendremos otro…): el grupo de humor argentino Les Luthiers cumple hoy nada menos que 50 años. ¡Felicidades!

Hoy hablaré un poco de la historia detrás de este evento histórico.


Las imágenes que ilustran el artículo son principalmente del sitio Les Luthiers on-line. Un clic sobre ellas lleva a la página desde donde las he tomado.


Oficialmente todo comenzó la noche del 4 de septiembre de 1967 cuando Gerardo Masana, Marcos Mundstock, Daniel Rabinovich y Jorge Maronna decidieron formar un nuevo grupo de humor, adoptando el nombre de «Les Luthiers». Un par de semanas más tarde, el día 20, enviarían la nota de prensa comunicando el inicio del nuevo grupo y a partir de allí todo es historia.

O casi.

En realidad todo comenzó un poco antes. Las cosas siempre comienzan al menos un poco antes.

Este comienzo antes del comienzo parte de un grupo de amigos que se conocían de los coros universitarios de mediados de los años sesenta (estamos en una ya mítica Buenos Aires llena de centros culturales y eventos de todo tipo), gente extraña que quería divertirse con la música clásica.

Dos años antes del inicio oficial de Les Luthiers tuvo lugar el VI Festival de Coros Universitarios en la ciudad de San Miguel de Tucumán, en el noroeste de Argentina. Allí se estrenó una obra coral compuesta por Gerardo Masana titulada «Cantata Modatón».

La música de la cantata estaba inspirada en «la pasión según San Mateo» de Bach mientras que el texto estaba basado… en el prospecto de un conocido laxante de la época.

Y por si esto no fuera suficiente, la presentación incluía «instrumentos informales» inventados por el propio Masana.

Más adelante en esta historia se uniría Carlos Iraldi, un médico que quedaría como «Luthier de Les Luthiers» hasta su muerte en 1995.

El éxito de la Cantata fue tan grande que inspiró la creación de un grupo llamado «I musicisti» formado por los que luego fundarían Les Luthiers más Carlos Núñez Cortés y otra gente. La pieza fue entonces renombrada como «Cantata Laxatón» para evitar problemas comerciales.

Diferencias creativas en I musicisti llevaron a la separación del grupo y a la creación «oficial» de Les Luthiers que comentamos más arriba. Curiosamente Núñez Cortés, quien por los fanáticos del grupo es reconocido como «el más Les Luthier de Les Luthier» se quedó con I musicisti por un tiempo y solo se reuniría con el grupo un par de años más tarde.

Este primer quinteto (Masana, Mundstock, Rabinovich, Maronna y Núñez) comenzaría a experimentar diferentes tipos de presentaciones con un nivel creativo difícil de igualar: con un espectáculo nuevo al menos una vez al año fueron depurando la fórmula que los llevaría al éxito.

Los primeros espectáculos, realizados en teatros pequeños y cafés-concert eran sumamente elaborados. Contrabatan actores y músicos, utilizaban disfraces…

Para el lector curioso que quiera navegar en la red: resulta bastante sencillo encontrar el audio (generalmente de baja calidad) de algunos de estos espectáculos iniciales. Un magnífico ejemplo de estos es «Blancanieves y los siete pecados capitales» de 1969, donde cada uno de los integrantes realizaba varios roles y una conocida locutora (Betty Elizalde) hacía la voz en off de Blancanieves durante su sesión con el psicólogo…

En ese espectáculo se estrenaron varias piezas que más adelante serían utilizadas en forma independiente, como «Gloria Hosanna that´s the question» y «Oi Gadóñaya».

En 1970 contrataron para tocar el «latín» (violín de lata) a un músico profesional, director general de orquesta y de coros, llamado Carlos López Puccio, quien no tardaría en ser incorporado como miembro estable.

La primera composición de Puccio como miembro oficial fue «voglio entrare per la finestra», una opereta estrenada en el espectáculo «Les Luthiers, Opus Pi» donde Ludovico, el juglar protagonista, «insiste en llegar hasta su amada; él quiere cantarle su aria de amor y solamente eso… aunque cada vez piensa menos en cantar y más en solamente eso».

Un año más tarde se incorporaría también Ernesto Acher, un multi instrumentista capaz de tocar cualquier instrumento de viento que le pusieran delante. Llegado para reemplazar a Mundstock durante una «licencia», Acher se quedaría en el grupo por muchos años.

Acher sería el gran responsable de la mayor parte de las composiciones en tiempo de Jazz y Blues, como las famosas cinco piezas monovocálicas: “Miss Lilly Higgins sings shimmy in Mississippi’s spring” (Shimmy) 1973, “Doctor Bob Gordon shops hot dogs from Boston” (Foxtrot) 1975, “Papa Garland had a hat and a jazz-band and a mat and a black fat cat” (Rag) 1981, “Pepper Clemens sent the Messenger; nevertheless the Reverend left the herd” (Ten step) 1983 y “Truthful Lulu Pulls Thru Zulus” (Blus) 1985. También sería el autor de “Teresa y el oso” y otras piezas memorables.

Es por esa época que Les Luthiers adquiere su «estilo» característico: todos vestidos de frac esmoquin y con Mundstock como presentador de cada número, muchos de los cuales eran atribuidos al compositor «Johann Sebastián Mastropiero».

En 1973 se produce la pérdida de Gerardo Masana, pero el grupo continúa con los seis miembros restantes.

En 1976 realizan la primera antología: Viejos fracasos. Ese espectáculo y el siguiente, el mítico «Mastropiero que nunca» de 1977, representan quizás el punto más alto de la carrera de Les Luthiers.

A partir del «Mastropiero que nunca» los espectáculos durarían dos años en cartel (más tarde se extenderían a tres)… y un cambio en el estilo comenzaría a perfilarse.

Con la incorporación de Roberto Fontanarrosa como «colaborador creativo» a partir de «Muchas gracias de nada» (1979) comienza a crecer la importancia de la «teatralidad» de cada número, reduciéndose el peso de la «musicalidad»: la música y los instrumentos informales lentamente comienzan a perder protagonismo y se vuelven más «decorativos». De hecho es en este espectáculo que por primera vez el grupo hace «playback» en el número principal de cierre. Y sí, ya antes habían utilizado grabaciones como en la mencionada «Blancanieves y los siete pecados capitales», pero nunca para un número musical (al menos que yo sepa).

Aparentemente estos cambios generaron tensión en el grupo, la cual se «resuelve» en 1986 con el alejamiento de Acher.

Recuerdo una entrevista a Acher realizada pocos después de su separación… de la Banda Elástica (vamos, que Acher tiene su carácter) en la que decía que él siempre había querido pertenecer (llevo al límite mi memoria) «a un cuerpo colegiado que gustara de divertirse con la música. Les Luthiers era un cuerpo colegiado, pero con el tiempo se volvía cada vez más teatral y menos musical: cuando fue claro que no podía cambiar esto, me alejé».

A partir de allí se darían algunos espectáculos un poco mejores que otros no tan buenos, los «chistes» se volverían más básicos, los instrumentos informales menos importantes, pero aún así (o quizás por eso) la popularidad continuaría en aumento.

Quizás el mejor espectáculo de la era «post Acher» sea Lutherapia (2008), donde vuelven a hacer algunas de las cosas «que hacían antes». Y no me refiero solo a recuperar el magnífico «Pepper Clemens» sino a crear números donde la música fuera más importante.

Curiosamente el estupendo instrumento informal presentado en ese espectáculo, el bolarmonio, no fue creado por Les Luthiers sino para ellos: fue el ganador de la «Expo Les Luthiers» que se realizó cuando el grupo cumplió 40 años.

En fin, que este artículo está ya quedando demasiado largo por lo que resumamos los principales detalles de lo que siguió.

En el 2015 falleció uno de los fundadores del grupo, Daniel Rabinovich. Para reemplazarlo durante su enfermedad Les Luthiers incorporó a dos personas, Horacio (Tato) Turano y Martín O´Connor, ambos con formación tanto musical como teatral más que suficiente para cubrir los roles que han tomado.

Y así llegamos al 50 aniversario del grupo. Una fecha muy especial por varios motivos ya que no solo es «un número grande y redondo», también marca el retiro (largamente anunciado) de uno de los miembros emblemáticos del grupo: Carlos Núñez Cortés.

Personalmente conocí a Les Luthiers en mi adolescencia a través de un gastado casete con el audio del «Mastropiero que nunca», casete que supe gastar aún más antes de devolverlo a su dueño. Creo ser capaz de recitar de memoria buenas partes de ese espectáculo…

He oído y vuelto a oír sus discos, visto y vuelto a ver los vídeos de sus espectáculos. Nunca me canso del humor de Les Luthiers.

En fin, ¡muchas gracias Les Luthiers por estos 50 años de humor y música!


https://es.wikipedia.org/wiki/Les_Luthiers

http://www.leslu.com.ar/index.htm

https://lesluthiers.org/ (esta página tiene algunos problemas)

Un corto CC basado en Pepper&Carrot

Hace ya un año hablé en este blog de la tira cómica de David Revoy, Pepper&Carrot, la cual no solo se libera con licencia CC sino que además está completamente desarrollada con software libre.

Pues bien, el proyecto Morevna ha realizado, también con software libre y también con licencia CC, una versión animada del episodio 6 de la tira.

A disfrutar:

 

Wires For Empathy: una nueva película «de código abierto»

Hoy me he encontrado con un nuevo proyecto cinematográfico construido completamente con software libre y que, una vez terminado, será distribuido con licencias CC y GNU-GPL:

Wires For Empathy

Inspirada en la epopeya de Gilgamesh, esta película reúne los esfuerzos de 76 artistas trabajando desde 22 países.  En el vídeo no se adelanta mucho sobre el desarrollo, pero la estética y el nivel de detalle que nos ofrece realmente impresiona.

Un proyecto para seguir de cerca.

History Buffs, un canal donde el cine encuentra la verdadera historia

En este artículo breve quiero presentar un excelente canal de youtube dedicado a la revisión de películas históricas

History Buffs

Si alguna vez se preguntó qué tan «respetuoso de la historia» resulta el cine, History Buffs le mostrará en lujo de detalles los aciertos, errores y disparates de cada film.

He disfrutado tanto del análisis meticuloso de una de mis películas favoritas, Lawrence de Arabia, como de la despiadada destrucción de una de las que más odio, Brave Heart.

Pero hay mucho más: Amadeus, Rescatando al soldado Ryan, ¡incluso 300!

Un canal sumamente recomendable.

Arte de código abierto

Hace un par de días hablábamos de la liberación de Krita 3.0, la magnífica herramienta de dibujo libre construida sobre herramientas Qt5 y KF5 y mencionábamos cómo el «kikstarter» de este año ha alcanzado sus objetivos en pocas semanas.

El entusiasmo que genera Krita no vive solo en los usuarios «normales»: en enero del 2015 comentábamos cómo la universidad París 8 abandonaba photoshop para pasarse a Krita.

Hoy quiero hablar de una «empresa artística» que está resultando sumamente exitosa y que se desarrolla completamente con software libre:

Pepper&Carrot, por David Revoy

David Revoy es un conocido artista gráfico francés que desde hace ya varios años utiliza exclusivamente software libre para desarrollar su trabajo. Ha colaborado con la fundación Blender en varias de sus películas y mantiene la tira de la que hoy hablamos.

Como cuenta en un reciente reportaje, la tira Pepper&Carrot es traducida a más de 30 idiomas por una comunidad de voluntarios. Todo el proyecto se desarrolla en una serie de repositorios git donde él coloca las tiras realizadas en Krita, los traductores suben sus traducciones y un sistema de renderizado basado en inkscape pone imágenes y texto juntos para crear tanto la tira web como una versión lista para la imprenta.

Todo el material (incluyendo capturas de los bocetos preparatorios) y el software utilizado para realizarlo está disponible con licencias libres.

Pepper&Carrot es un magnífico ejemplo de proyecto de código abierto exitoso que incluso le permite a su autor dedicarse exclusivamente a él: gracias al soporte que consigue en Patreon, la tira es su «trabajo diario».

De modo que ya sabes, lector, la próxima vez que alguien te diga que el software libre no sirve para el arte muéstrale la tira de Pepper&Carrot y háblale de la exitosa historia de David Revoy.

Clic en la imagen para ir al sitio del proyecto

Primer alfa de Krita 3.0

calligrakritaEn enero hablamos de primer versión «prealfa» de Krita, pues hoy el «pre» ha caído y ya todo va tomando forma para la versión definitiva, planeada para el primero de mayo:

Krita 3.0: First Alpha Release

Esta versión tiene todas las características que estarán en la versión final, pero es considerada como inestable.

Respecto de Krita 2.9 tenemos:

  • Una herramienta para crear animaciones
  • Previsualización instantánea
  • Reglas, guías, grillas y puntos de adhesión
  • El panel de las capas ha sido rediseñado
  • Es posible cargar y guardar pinceles de gimp
  • Se pueden mover varias capas simultáneamente
  • Mejoras en la interfaz gráfica (la herramienta seleccionada resulta destacada para mejor visibilidad, por ejemplo)
  • etcétera

Como en la última versión, la forma más simple de probar Krita 3.0 alfa en Linux (existen también versiones para windows y OSX, pero este pingüino no está interesado en ellas) es con el paquete Linux AppImage Alpha 1 ofrecido por el proyecto: lo descargamos, le damos permiso de ejecución y lo utilizamos

kritaAlfa

Como puede verse en la captura de pantalla, la versión está completamente localizada.

Como ya hemos indicado, esta versión no es aún la definitiva y puede contener muchos errores: quienes quieran ayudar a encontrarlos para así lograr que la versión final sea un producto refinado pueden consultar esta página (en inglés): Bug triaging