Disponible LyX 2.3.4

Empezamos este 2020 en el software libre anunciando que ya está disponible la cuarta actualización de la serie 2.3 de esta magnífica interfaz gráfica para LATEX / XƎTEX.

En esta versión se corrigen varios errores, tanto en la interfaz gráfica como en la documentación y el procesamiento de documentos importados. Todas las novedades están resumidas en el anuncio.

Como siempre, los usuarios de openSUSE ya lo tenemos disponible en el repositorio publishing.

Expresiones Regulares en Writer: propiedades Unicode o cómo buscar texto «todo en mayúsculas»

Supongamos que en un documento Writer tenemos texto parecido a lo siguiente:

Es posible encontrar texto TODO EN MAYÚSCULAS utilizando las «propiedades Unicode de los caracteres»

y que queremos seleccionar solo el texto en mayúsculas. En el menú de buscar y reemplazar activamos la opción de «distinguir mayúsculas y minúsculas», bajo «otras opciones» seleccionamos «expresiones regulares» y en la caja de búsqueda escribimos

(\p{Lu}){2,}

La \p sirve para especificar las «propiedades Unicode de los caracteres», que en este caso son L (Letter, es decir, una letra) y u (uppercase, es decir, mayúsculas).

Como siempre, encuentras más información sobre el sistema de expresiones regulares utilizado por LibreOffice tanto en la documentación del proyecto ICU (no todas las expresiones allí indicadas funcionan en LibreOffice) como en el capítulo dedicado al tema de cierto libro 😉

Markor: Tomar notas en el teléfono

Hoy también tenemos un artículo «fuera de programa» 😉

¿Nunca te ha sucedido que estabas viajando en el tren y se te ocurre esa gran idea que no quieres perder, pero no tienes dónde anotarla? A mi tampoco. De grandes ideas, ni idea. Pero como diría mi amigo Mauricio, a falta de grandes ideas me quedo con las ideas normales que alguna funcionará.

En fin, idea grande o idea normal la cuestión es que hay que anotar lo que hemos pensado antes de olvidarlo. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo, siempre quedando en el software libre?

El teléfono me ha venido con una aplicación llamada «samsung notes» que funciona muy bien y es muy simple de utilizar, pero que tiene la gran pega de encerrarse un formato de archivo privativo que nadie entiende. Es posible exportar a formato docx desde allí, pero… en fin, prefiero evitarlo.

Luego de dirigirme al asombroso fediverso en busca de consejo, el usuario Emanuel me sugirió probar con la aplicación de la cual hablaré en este artículo:

Markor | Text editor – Notes & ToDo (for Android)

Con licencia Apache 2.0, Markor es un completo editor de texto enriquecido en formato Markup  que acepta archivos adjuntos (imágenes y audio), campos de fecha, listas «por hacer», escribir expresiones en LATEX, etc. Con resaltado de sintaxis y una vista preliminar que muestra el documento perfectamente formateado, la aplicación puede utilizarse sin conexión a internet y permite compartir las notas de varias formas, incluyendo el enviarlas por correo electrónico ya sea como un archivo .md, como texto html o texto plano. He aquí la criatura en funcionamiento:

 

 

 

 

 

La opción de crear expresiones matemáticas hay que activarla en la configuración de la aplicación.

Si luego quieres seguir trabajando en tu idea en la computadora, tomas el archivo .md que te has enviado a ti mismo y… bueno, lo que sigue depende de tu modalidad de trabajo.

Si usas formato markdown en tu editor favorito o en tu sitio WordPress, ya estás listo, pero si quieres utilizar Writer para seguir escribiendo tendrás que recurrir a otras herramientas como Pandoc. Escribiendo en el terminal

pandoc archivo-origen.md -f markdown -t odt -s -o resultado.odt

obtendrás un archivo odt bastante bien construido, pero no perfecto.

Por una parte usa correctamente estilos como «título #» para los títulos y «cuerpo de texto» para la parte principal del documento, mientras que la expresión matemática se ha convertido casi correctamente. Los problemas: el idioma está en inglés, las fuentes no van bien (Arial y Times New Roman, ¿pero es que alguien las sigue utilizando?) y un par de estilos espurios han sido creados. De hecho, sobre todos los primeros párrafos a continuación de un título se ha aplicado un estilo de párrafo llamado «First paragraph» mientras que un estilo de carácter «Source_Text» es utilizado para los fragmentos de código que hemos introducido. Pero nada de esto debería ser un gran problema. Por ejemplo, reemplazar los estilos de párrafo raros por otros normales es simple en Writer:

Reemplazar el estilo de carácter ya lleva un poco más de trabajo, pero tampoco tanto. Después de todo no creo que escribas miles de palabras en tu teléfono. Además, tienes cierto libro para ayudarte a administrar los estilos y corregir cosas como el idioma y demás.

De hecho, dado que la conversión utiliza mayormente estilos de párrafo estándar, una vez que has sustituido esos pocos estilos particulares solo tienes que copiar y pegar el contenido a un documento nuevo, que la definición de los estilos que se usará será la del documento de destino.

Copias, pegas y ya tienes todo perfectamente formateado según tu plantilla favorita.

¡Ya no hay excusas! ¡Allí está tu idea, bien anotada, ahora úsala!

LyX: otro ejemplo del uso del paquete caption

En el capítulo 14 de mi libro sobre LYX comento algunos ejemplos de uso del paquete caption que permite configurar las leyendas de figuras y tablas, que son cuadros, en fin, tablas.

Siguiendo una pregunta de un lector, hoy quiero comentar cómo agregar una línea debajo de las leyendas de las figuras. La idea es simple: agregar la instrucción \hrulefill como sigue

\usepackage{caption}

\DeclareCaptionFormat{miformato}{#1#2#3\hrulefill}
\captionsetup[figure]{format=miformato}

Supongamos ahora que queremos modificar esta línea para que sea de un color particular y más «gruesa»:

\usepackage{xcolor}
\definecolor{rojito}{rgb}{.8,.2,.1}

\usepackage{caption}

\DeclareCaptionFormat{miformato}{#1#2#3\color{rojito}
    \def\hrulefill{\leavevmode\leaders\hrule 
        height 2pt\hfill\kern\z@}\hrulefill}
\captionsetup[figure]{format=miformato}

Por supuesto, esto se puede combinar con lo que cuento en el libro. Te dejo con los detalles 😉


El androide científico

No, no voy a hablar ni de Data ni de su recientemente anunciado retorno, que nunca me vas a ver en una convención de Trekkies.

Hace poco caí finalmente ante la presión social y me vi obligado a adquirir un teléfono con internet. En fin, qué vamos a hacerle. «Ya que no me queda otra que estar aquí, mejor me aprovecho», pensé, por lo que he estado buscando algunas aplicaciones de código abierto que hagan que el androide ese sirva para algo. El amigo Mauricio ya me sugirió una, hoy voy a compartir otras dos de corte «científico» que me han sorprendido y mucho, especialmente la primera.

Calculator N+

Esta aplicación se presenta como «una poderosa calculadora», pero esta descripción resulta demasiado humilde: es en realidad un completo sistema de álgebra simbólica computacional que permite trabajar con precisión arbitraria, cambiar entre representación decimal y exacta (raíces y fracciones), resolver ecuaciones, factorizar números y polinomios, resolver expresiones trigonométricas. Con ella puedes derivar, integrar, calcular límites, realizar gráficos, cálculo combinatorio, trabajar en teoría de números (álgebra modular y números de Catalán, por ejemplo) y mucho, pero mucho más

 

 

 

 

 

Con licencia GPL 3, puede utilizarse sin conexión, es increíblemente rápida, presenta los resultados en LATEX y, qué más puedo decir, ¡es sorprendente lo que se puede hacer en estos días con un teléfono!

Por el momento, la aplicación solo se encuentra en inglés.

Sistema periódico

Una completísima y perfectamente actualizada tabla periódica de los elementos, con muchísima información sobre todos los átomos: masa atómica, electronegatividad, configuración electrónica, puntos de fusión y ebullición, densidad… lo que necesites.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La aplicación se encuentra traducida al castellano, no requiere permisos, puede utilizarse sin conexión a internet… qué más se puede pedir.

¿Conoces alguna otra aplicación libre que haga que los teléfonos se vuelvan algo útil? ¡Aquí abajo tienes los comentarios para compartirla!


Nota: en forma excepcional, en la semana que viene también habrá artículo, ¡y en la otra! Pero no hay que acostumbrarse, que esto ha sido un poco por casualidad.

RegExp: buscar números mayores a un número dado en Writer

Estimado lector, te has distraído. Sí, sé que es duro, pero las cosas hay que decirlas: ya ha pasado casi un año desde la publicación de la edición 2018 de Domando al escritor y hay dos errores que no has visto. Bueno, un lector de la edición inglesa vio uno de ellos, ¡pero tu no has visto ninguno! Yo tampoco, es verdad, ¡pero estamos hablando de ti!

El primer error está en la página 20, donde te encuentras con un .dev en lugar del .deb que debería ir. Este error vaya y pase, que la v y la b están muy cerca en el teclado, ¡pero el otro!

En uno de los ejemplos del capítulo de las expresiones regulares cuento cómo encontrar números entre 1 y 50, pero no mayores. ¡Aquí está el error que no viste!

Yo tampoco lo vi, lo sé, que por algo está allí, pero insisto, ¡estamos hablando de ti!

El gazapo está en que allí uso la expresión \d para indicar un dígito genérico, ¡pero no la había definido en ningún lado! Se me traspapeló en la lista de expresiones. ¡Un año entero y nadie lo vio!

En fin, que peor fue el error de la versión 2016 con la desastrosa explicación de las listas numeradas… pero ese mejor lo olvidamos, que ahora está bien.

Y sí, \d equivale a [:digit:] y sirve para encontrar un dígito cualquiera.

Bueno, zanjado esto y ya que estamos aquí hagamos otro ejemplo para encontrar un número entero mayor que un dado número. Por ejemplo, busquemos en un texto cualquiera números enteros mayores que 42, pero sin incluir 42.

Veamos, para encontrar números del 43 al 49 podemos utilizar

\b4[3-9]\b

es decir, un cuatro seguido de un dígito entre el 3 y el 9. (Lee el libro así no tengo que explicarte aquí qué significa \b 😉 ). Si ahora queremos buscar números entre 50 y 99 podemos utilizar

\b[5-9]\d\b

Finalmente, podemos encontrar números del 100 para arriba con

\b[1-9]\d{2,}\b

Para buscar todo eso junto, pues solo tenemos que utilizar las barras verticales

\b4[3-9]\b|\b[5-9]\d\b|\b[1-9]\d{2,}\b

Y así las cosas. La próxima vez hay que estar más atento. Digo, yo también tengo que estarlo, ¡pero estamos hablando de ti!

Diccionarios para Falkon

Nota: si me has escrito utilizando el formulario de contacto y en tu bandeja de entrada no haz encontrado respuesta, mira la carpeta de spam. Los proveedores de correo electrónico están un poco paranoicos estos días.


Hace algo más de un año hablaba en estas páginas de Falkon, el nuevo navegador de internet del proyecto KDE. En ese artículo comenté los puntos buenos y los no tan buenos, y entre los últimos los problemas que tenía con el corrector ortográfico.

Pues bien, desde que instalé todo en mi nuevo portátil linuxero noté un pequeño detalle: no solo el corrector ortográfico de este navegador sigue siendo bien pobre, en Leap 15.1 Falkon no instala los diccionarios por lo que de corrección, buena o mala, nada.

En el artículo de hoy cuento cómo instalar los diccionarios .bdic necesarios para Falkon, aprovechando una instalación existente de Chromium (lo instalé para participar en el podcast de KDE España).

Primero, lanzando Chromium nos vamos a su configuración e instalamos los paquetes de idioma necesarios.

Esto hará que los diccionarios de corrección ortográfica se copien al siguiente directorio de nuestra carpeta personal

~/.config/chromium/Dictionaries/

Abriendo un terminal allí (si estás viendo la carpeta desde Dolphin, solo tienes que presionar F4), tenemos que ejecutar estos dos comandos

sudo mkdir /usr/share/qt5/qtwebengine_dictionaries/

sudo cp *.bdic /usr/share/qt5/qtwebengine_dictionaries/

El primer comando crea (luego de ingresar la contraseña de administrador) la carpeta correcta para los diccionarios que utilizará QtWebEngine, la «maquinaria web» utilizada por Falkon, mientras que el segundo comando copia los diccionarios a esa carpeta.

Ahora solo queda abrir Falkon, ir a su configuración y habilitar los diccionarios que hemos instalado

Las limitaciones siguen siendo las mismas que comentamos en aquel artículo: todos los idiomas instalados y habilitados se comprueban simultáneamente, para elegir un único idioma de corrección hay que entrar cada vez en la configuración del programa para deshabilitar los otros.

En fin, que este tipo de cosas no tendrían que ser tan complicadas. Esperemos que futuras versiones de Falkon logren resolver este problema.


La inspiración de este artículo se encuentra en la sección Spellcheck Woes de este artículo (la parte de encontrar los diccionarios en la instalación de Chromium ha sido pura prueba y error de mi parte… se ve que tenía tiempo)