Dos magníficos podcast para practicar tu inglés

Ambos son de entrevistas, por lo que te ayudarán a afilar el oído con distintos acentos y estilos. Aquí van.



Brady Haran (hablé ya de él en este artículo), conocido presentador de varios canales de youtube cientófilos como Periodic Videos (química), Sixty Symbols (física), DeepSkyVideos (astronomía), Objectivity (curiosidades de la Royal Society) y, bien, Numberphile (matemática) lleva adelante también varios podcast, a los cuales ha agregado Numberphile podcast. Con interesantes y amenas entrevistas a conocidos matemáticos y divulgadores, este podcast resulta muy recomendable.


Sean Carroll (sitio web) es un conocido físico teórico que no teme a la divulgación, pero a diferencia de otros científicos y divulgadores también famosos él sabe distinguir entre una conjetura discutida y un hecho aceptado, lo cual es de agradecerse. Tampoco teme a hablar de filosofía y materias humanísticas, de hecho, contrariamente a muchos otros científicos y divulgadores también famosos él lo hace con propiedad. En su podcast, llamado Mindscape, entrevista a personalidades de diferentes campos de la actividad humana  y el resultado es siempre brillante: científicos e investigadores, sí, pero también filósofos, músicos, un director de cine, un «teólogo ateo» e incluso a una jugadora profesional de poker. Una serie de conversaciones entre un presentador sumamente inteligente y entrevistados sumamente inteligentes es algo que no puede fallar. Cada tanto nos ofrece un programa sin invitados donde se lanza a hablar en solitario de lo que le viene en gana, lo cual también está muy bien.

En las páginas correspondientes a cada episodio es posible encontrar la transcripción de los mismos, lo cual puede resultar muy útil si aún no tienes tu oído bien entrenado.



Pues aquí los tienes: dos magníficos podcast que te mantendrán informado mientras te ayudan a afilar tu inglés. ¡No te los pierdas!

Anuncios

Dos museos para Alexander Sokurov

Cuando en 2002 se estrenó la magnífica película de Alexander Sokurov magníficamente titulada El arca rusa tanto la crítica como el público quedaron extasiados, y con razón: el film es un alarde no solo técnico sino principalmente artístico y narrativo que te deja sin palabras.

Con una duración de 96 minutos, la película fue filmada en una sola secuencia, sin cortes, en una única, continua e impresionante toma que recorre no solo 33 estancias del Hermitage de San Petersburgo sino también tres siglos de historia rusa. Más de 2000 (sí, dos mil) actores con su vestuario y maquillaje, tres orquestas en vivo y un trabajo inimaginable de organización y creatividad hacen de este film algo realmente imperdible.

Francofonia, del 2015, también está filmado en un museo, esta vez el Louvre de París. La película, que también es magnífica, falló sin embargo en lograr la apreciación que se merecía. Quizás muchos estaban esperando una «versión francesa» del precedente film y se sintieron defraudados al ver que utilizaba técnicas de edición (más) convencionales, con cortes, cambios de escena y varias cámaras. Posiblemente fue esta infundada expectación, este sesgo, el que impidió a mucha gente el poder ver el verdadero valor del film… eso y el hecho de que, en realidad, resulta una película bastante «más difícil» que la otra.

Y es que Francofonia no podía ser más distinta de El arca rusa: el museo no es ya protagonista sino testigo, no se recorre «la Historia» sino un momento, no es sobre el desarrollo de una nación sino que habla de la improbable relación de trabajo de dos enemigos que en el fondo están preocupados por el mismo problema.

13 años no son pocos, por lo que si bien sigue gustando de escenas largas y detalladas (no te pierdas El Sol) Sokurov ya no está tan interesado en experimentar con desafíos técnicos, ahora quiere jugar con la imagen y con la narrativa. Algunas técnicas de saturación de colores y superposición de imágenes, «recorte» del plano de visión y otras «cosas extrañas» ya habían sido probadas en El Fausto (que sí te puedes perder), pero no se quedó allí: el director toma actores, vestuarios, muebles y vehículos perfectamente ambientados durante la ocupación alemana de París en la segunda guerra y los mezcla con señales de tránsito modernas en calles asfaltadas de la actualidad y con turistas que caminan por la rivera del Sena de hoy en día. No estamos viendo la reconstrucción histórica de un momento, nos encontramos frente a los fantasmas de esa historia, a la memoria de los hechos que trata de no ser olvidada, que trata de ser comprendida.

Eso sí, no todo es cambio. Y es que Sokurov ya había visitado estos museos en 1996 con el melancólico mediometraje Hubert Robert, una vida afortunada, film que, creo, te ayudará a ver esa parte de la mente del director que nunca ha cambiado.

Si luego de asombrarte con El arca rusa realmente quieres disfrutar de Francofonia, y es una película que merece ser disfrutada, mira primero esta pequeña maravilla de 26 minutos sobre un pintor romántico francés al que le gustaba imaginar ruinas.

Vale la pena.

Wires For Empathy: una nueva película «de código abierto»

Hoy me he encontrado con un nuevo proyecto cinematográfico construido completamente con software libre y que, una vez terminado, será distribuido con licencias CC y GNU-GPL:

Wires For Empathy

Inspirada en la epopeya de Gilgamesh, esta película reúne los esfuerzos de 76 artistas trabajando desde 22 países.  En el vídeo no se adelanta mucho sobre el desarrollo, pero la estética y el nivel de detalle que nos ofrece realmente impresiona.

Un proyecto para seguir de cerca.

History Buffs, un canal donde el cine encuentra la verdadera historia

En este artículo breve quiero presentar un excelente canal de youtube dedicado a la revisión de películas históricas

History Buffs

Si alguna vez se preguntó qué tan «respetuoso de la historia» resulta el cine, History Buffs le mostrará en lujo de detalles los aciertos, errores y disparates de cada film.

He disfrutado tanto del análisis meticuloso de una de mis películas favoritas, Lawrence de Arabia, como de la despiadada destrucción de una de las que más odio, Brave Heart.

Pero hay mucho más: Amadeus, Rescatando al soldado Ryan, ¡incluso 300!

Un canal sumamente recomendable.

Hablando de cine

Hoy quiero presentar un canal de youtube donde se habla de cine: Every Frame a Painting.

Cada entrega de este canal analiza un tema relacionado con el cine: un director, un estilo, el uso del tiempo o del encuadre. Y a través de estos análisis nos enseña a ver aquellos detalles, pequeños o no, que hacen de una película una gran película… o que la arruinan.

Hablando de figuras que van desde Jackie Chan y Buster Keaton hasta Kurosawa, pasando por Spielberg, Scorsese y muchos más (¡incluso Michael Bay!), Every Frame a Painting merece la atención de todo amante del cine.

Los vídeos son en inglés, pero muchos tienen subtítulos en castellano.

Y como para ejemplo es suficiente un botón, pues aquí les dejo el siguiente vídeo: Akira Kurosawa – Composing Movement

El de Chuck Jones también está muy bien 😉

«Star Stuff»: un corto inspirado en la vida de Carl Sagan

Gracias al blog «la aldea irreducible» he conocido hoy este magnífico corto de Ratimir Rakuljic que, debo admitirlo, me ha dejado sin palabras… por no decir que me arrancó un lagrimón (o dos). Será la edad…

En el botón CC se puede elegir de poner subtítulos en castellano (no los he probado, por lo que no sé qué tan precisos sean). Recomiendo ponerlo en pantalla completa para disfrutarlo como se merece:

La página en vimeo del vídeo

Estamos en casa…

Star Wars es seguramente una de las sagas más sangrientas de la historia del cine. Piénselo bien: ya en su primer entrega (lo que hoy, desafortunadamente, es el cuarto episodio) un entero planeta, con toda su población, su historia y su biósfera, es completamente destruido en un único golpe de la «estrella de la muerte».

Ni siquiera Schwarzenegger puede igualar esto.

La primera vez que vemos a Obi Wan haciendo uso de su sable de luz (nunca traduciré lightsaber como «espada láser»), el venerable maestro yedi corta el brazo de un díscolo personaje secundario y todos alrededor quedan muy tranquilos como si nada hubiera sucedido. También tenemos a Han y a Luke festejando repetidamente la destrucción de naves imperiales sin remordimiento alguno por la segura muerte de sus pilotos. Los stormtroopers, a pesar de una armadura corporal completa, caen como moscas ante el primer disparo en prácticamente cada escena…

No es entonces de extrañar el ver a un ya mayor Han Solo (a Chewbacca no se le nota la edad) que luego de una serie de escenas apocalípticas y de acción dice a su peludo y armado compañero, con una sonrisa bien lejana de la inocencia, «Chewie, estamos en casa».

Pero estoy divagando.

El pasado miércoles, en una convención para fanáticos aficionados de Star Wars se presentó el segundo teaser trailer del episodio 7, The force awakens.

Si bien más «informativo» que el anterior, nada veo en él que sorprenda… más bien es una confirmación de previas sospechas que en realidad casi resultaban obviedades.

La voz de Luke abre el juego, retomando lo que en la tercer entrega (lo que hoy es el sexto episodio) le dijo a Leia: «La Fuerza es muy poderosa en mi familia. Mi padre la tiene. Yo la tengo. Mi hermana la tiene», agregando luego un «Tu también la tienes».

¿Quizás un hijo de Leia iniciándose como padawan? ¿Alguien realmente se sorprendería que así fuera?

Nada de sorpresas, un teaser trailer no es para dar sorpresas.

Viejos escenarios aún más envejecidos, viejos personajes a los cuales el tiempo ha dejado una marca clara (menos a Chewie, que ni canas tiene) y nuevos personajes que seguramente tomarán el relevo de los ya conocidos.

Y es que en algún momento Harrison Ford tendrá que dejar de hacer el héroe de acción…

Nunca fui ni seré un fanático de Star Wars… lo cual es una gran ventaja. Y es que no tener expectativas por esta nueva película no solo me ahorrará una posible desilusión: tampoco me veré obligado a tener que justificar lo injustificable si algo no me gusta. Este «episodio 7» promete ser lo que fueron en su momento los tres episodios originales (lo que no fueron las tres «precuelas»): una historia simple de seguir, con buenos de verdad y malos bien definidos que logra despertar el niño asombrado que todo espectador lleva dentro. Y eso está muy bien, que no todo en el cine tiene que ser «profundo» y «para pensar», a veces también viene bien apagar un poco el cerebro y dejarse llevar por las imágenes.

Además, siento curiosidad de saber qué hace allí Max Von Sydow


En el caso de que alguien no lo hubiera visto ya: