Estoy cansado de los fanáticos de Star Wars

Pues sí, que hoy me descuelgo con otra diatriba. Si te sirve de consuelo no voy a atacar a Star Wars como producto#↑, más bien a sus fanáticos.

Y antes de que me protestes: los fanáticos de Tolkien también me tienen cansado, especialmente aquellos que defienden las indefendibles películas de Peter Jackson. Pero no es correcto el ponerse a despotricar contra dos religiones cinematográficas en un único artículo, las tensiones se volverían tan grandes que la curvatura resultante generaría un agujero negro, por lo que me voy a enfocar en un único grupo que así lograremos mantenernos fuera del radio de Schwarzschild#↑. Quizás otro día seguimos con los demás.

En fin, a lo nuestro. Hagamos un poco de historia.

Allá por la segunda mitad de los años 90 del pasado siglo, en una época en la que internet era una cosa que pocos utilizaban y empresas como google todavía no habían sido fundadas#↑, se produjo el anuncio de las precuelas de la trilogía original de Star Wars. Fue allí que finalmente comencé a notar que algo andaba mal con cierta gente.

Recuerdo que estaba en la concurrida reunión cuando salió el tema de la nueva trilogía. En el grupo había dos personas sobre las que me concentraré en esta anécdota (sin dar nombres, por supuesto): la primera confesó que no había visto la trilogía original y la segunda puso una cara extraña al oír tal confesión, pero al principio no dijo nada. Me ofrecí entonces a contar de qué se trataba la historia a esta primera persona mientras la segunda permanecía en silencio sosteniendo su drink.

Dije las típicas cosas: la primera película es entretenida y fue pionera de los efectos especiales, la segunda es quizás la más «profunda» (si bien la palabra profunda es un tanto exagerada aquí) y la que desarrolla mejores ideas… Entonces comencé a hablar de la tercera, y lo hice con la siguiente frase: «eso sí, El retorno del Jedi empieza con el que es quizás el peor plan de rescate de la historia del cine»#↑.

Fue en ese momento que la segunda persona se movió y, tensando su rostro en un gesto de desprecio me dijo: «Star Wars es sobre la eterna lucha del bien contra el mal, si no entendés eso…».

No estoy exagerando, esas fueron sus textuales palabras#↑.

A partir de ese momento mi definición de estupidez se actualizó con el ejemplo perfecto.

No pude evitar el lanzar una carcajada ante tal disparate, y los demás que allí estaban presenciando la escena me siguieron, reduciendo nuevamente al silencio a este fanático irredimible. Locos nunca faltan, pensé, y no le di mayor importancia… gran error: ese fue el primer momento en el que me enfrenté a la «subcultura Star Wars», pero no sería el último.

No te cansaré con mis anécdotas, que son muchas, especialmente porque me cansa el contarlas, por lo que pasaré directamente a una de las últimas#↑.

Un par de años atrás, en plena promoción de la nueva trilogía (no recuerdo si antes o después del estreno de The Force Awakens), me encuentro con otro adorador de la saga y, tanto para molestar, inicio la conversación así:

—Algo que no se entiende es el motivo por el cual Obi-Wan deja al Luke bebé con sus tíos. ¡No tiene sentido! ¡Tendría que haberlo entrenado desde el principio! Claro, la verdadera respuesta a esto es que Lucas no tenía ni idea de cómo seguiría la historia cuando desarrolló la primera película allá por 1977. De hecho, ni siquiera sabía que la historia seguiría, punto. Pero de cualquier forma es un enorme hueco argumental, hay que admitirlo.

—¡Para nada, para nada!— dijo mi interlocutor, con marcada satisfacción —Hay un canal de youtube llamado Star Wars Theory que tiene un vídeo que justo explica esto a la perfección. ¡Todo está allí!

La verdad es que me quedé sin palabras. A ver, ¿la explicación de uno de los principales huecos argumentales la da un desconocido en youtube? Como diría el señor Spock, «fascinante».

En fin, que fui a ver el bendito vídeo. No me pidas que te lo enlace, si te interesa te lo buscas, pero básicamente ese vídeo dice que en un comic publicado por Disney luego de adquirir los derechos de las películas se muestra cómo un enojado tío de Luke le dice a Obi-Wan que se aleje de su familia, ¡y Obi-Wan le hace caso!

A ver si entiendo, me está diciendo que Obi-Wan, una persona que lo primero que hace cuando aparece en la trilogía original es mentirle a Luke#↑, que sigue manipulando mentalmente a todos los que se le cruzan, que corta con su sable de luz el brazo de un extraterrestre sin mirar siquiera cómo este, seguramente, luego moría, alguien que en las precuelas no perderá oportunidad para mostrarse seguro de sí mimo por no decir soberbio, que llega a decirle a Yoda que está dispuesto a desafiar al consejo jedi entrenando a Anakin por su cuenta… en fin, ¿que esta persona que de sumisa tiene bien poco#↑ simplemente acepta lo que el tío de Luke le dice y se mantiene aparte? ¿Y que todo esto está «explicado» en un comic publicado por Disney cuando se propuso relanzar la saga?

Qué puedo decir, estoy tentado de actualizar nuevamente el ejemplo perfecto de mi definición de estupidez.

Por curiosidad miré algunos vídeos más de ese canal de youtube y leí alguno de los comentarios de sus seguidores. Como decimos por estas tierras, llevándonos las manos a la cabeza, mamma mia!

La verdad es que me superan. Ver hasta donde llegan los fanáticos de Star Wars para justificar el que la saga que tanto adoran es en realidad digna de toda su devoción me ha asqueado tanto que no he podido ir a ver las nuevas películas. Como digo en el título, los fanáticos de Star Wars me han cansado, llevándome a un punto en el que esas simples historias que alguna vez me resultaron entretenidas ahora me parecen completamente intolerables.

Y mejor no entremos a hablar de la secta que llora, grita y patalea en youtube hablando de la «desalmada»#↑ Disney que ha «arruinado» la saga con las secuelas y qué se yo qué más… A ver, si no te gustan las secuelas, y me parece perfectamente creíble el que sean un desastre abominable, ¡quédate con la trilogía original y sigue con tu vida!

En fin, que para suavizar esta particular diatriba te dejo con una viñeta de La pulga snob, donde el señor Diplotti desarrolla un tema relacionado (clic en la imagen para ir a la tira original)


Como siempre, el próximo artículo será normal. Digo, normal en el sentido de «como las otras cosas que escribo normalmente», que yo de normal tengo bien poco, ya sabes.

Dos magníficos podcast para practicar tu inglés

Ambos son de entrevistas, por lo que te ayudarán a afilar el oído con distintos acentos y estilos. Aquí van.



Brady Haran (hablé ya de él en este artículo), conocido presentador de varios canales de youtube cientófilos como Periodic Videos (química), Sixty Symbols (física), DeepSkyVideos (astronomía), Objectivity (curiosidades de la Royal Society) y, bien, Numberphile (matemática) lleva adelante también varios podcast, a los cuales ha agregado Numberphile podcast. Con interesantes y amenas entrevistas a conocidos matemáticos y divulgadores, este podcast resulta muy recomendable.


Sean Carroll (sitio web) es un conocido físico teórico que no teme a la divulgación, pero a diferencia de otros científicos y divulgadores también famosos él sabe distinguir entre una conjetura discutida y un hecho aceptado, lo cual es de agradecerse. Tampoco teme a hablar de filosofía y materias humanísticas, de hecho, contrariamente a muchos otros científicos y divulgadores también famosos él lo hace con propiedad. En su podcast, llamado Mindscape, entrevista a personalidades de diferentes campos de la actividad humana  y el resultado es siempre brillante: científicos e investigadores, sí, pero también filósofos, músicos, un director de cine, un «teólogo ateo» e incluso a una jugadora profesional de poker. Una serie de conversaciones entre un presentador sumamente inteligente y entrevistados sumamente inteligentes es algo que no puede fallar. Cada tanto nos ofrece un programa sin invitados donde se lanza a hablar en solitario de lo que le viene en gana, lo cual también está muy bien.

En las páginas correspondientes a cada episodio es posible encontrar la transcripción de los mismos, lo cual puede resultar muy útil si aún no tienes tu oído bien entrenado.



Pues aquí los tienes: dos magníficos podcast que te mantendrán informado mientras te ayudan a afilar tu inglés. ¡No te los pierdas!

Dos museos para Alexander Sokurov

Cuando en 2002 se estrenó la magnífica película de Alexander Sokurov magníficamente titulada El arca rusa tanto la crítica como el público quedaron extasiados, y con razón: el film es un alarde no solo técnico sino principalmente artístico y narrativo que te deja sin palabras.

Con una duración de 96 minutos, la película fue filmada en una sola secuencia, sin cortes, en una única, continua e impresionante toma que recorre no solo 33 estancias del Hermitage de San Petersburgo sino también tres siglos de historia rusa. Más de 2000 (sí, dos mil) actores con su vestuario y maquillaje, tres orquestas en vivo y un trabajo inimaginable de organización y creatividad hacen de este film algo realmente imperdible.

Francofonia, del 2015, también está filmado en un museo, esta vez el Louvre de París. La película, que también es magnífica, falló sin embargo en lograr la apreciación que se merecía. Quizás muchos estaban esperando una «versión francesa» del precedente film y se sintieron defraudados al ver que utilizaba técnicas de edición (más) convencionales, con cortes, cambios de escena y varias cámaras. Posiblemente fue esta infundada expectación, este sesgo, el que impidió a mucha gente el poder ver el verdadero valor del film… eso y el hecho de que, en realidad, resulta una película bastante «más difícil» que la otra.

Y es que Francofonia no podía ser más distinta de El arca rusa: el museo no es ya protagonista sino testigo, no se recorre «la Historia» sino un momento, no es sobre el desarrollo de una nación sino que habla de la improbable relación de trabajo de dos enemigos que en el fondo están preocupados por el mismo problema.

13 años no son pocos, por lo que si bien sigue gustando de escenas largas y detalladas (no te pierdas El Sol) Sokurov ya no está tan interesado en experimentar con desafíos técnicos, ahora quiere jugar con la imagen y con la narrativa. Algunas técnicas de saturación de colores y superposición de imágenes, «recorte» del plano de visión y otras «cosas extrañas» ya habían sido probadas en El Fausto (que sí te puedes perder), pero no se quedó allí: el director toma actores, vestuarios, muebles y vehículos perfectamente ambientados durante la ocupación alemana de París en la segunda guerra y los mezcla con señales de tránsito modernas en calles asfaltadas de la actualidad y con turistas que caminan por la rivera del Sena de hoy en día. No estamos viendo la reconstrucción histórica de un momento, nos encontramos frente a los fantasmas de esa historia, a la memoria de los hechos que trata de no ser olvidada, que trata de ser comprendida.

Eso sí, no todo es cambio. Y es que Sokurov ya había visitado estos museos en 1996 con el melancólico mediometraje Hubert Robert, una vida afortunada, film que, creo, te ayudará a ver esa parte de la mente del director que nunca ha cambiado.

Si luego de asombrarte con El arca rusa realmente quieres disfrutar de Francofonia, y es una película que merece ser disfrutada, mira primero esta pequeña maravilla de 26 minutos sobre un pintor romántico francés al que le gustaba imaginar ruinas.

Vale la pena.

Wires For Empathy: una nueva película «de código abierto»

Hoy me he encontrado con un nuevo proyecto cinematográfico construido completamente con software libre y que, una vez terminado, será distribuido con licencias CC y GNU-GPL:

Wires For Empathy

Inspirada en la epopeya de Gilgamesh, esta película reúne los esfuerzos de 76 artistas trabajando desde 22 países.  En el vídeo no se adelanta mucho sobre el desarrollo, pero la estética y el nivel de detalle que nos ofrece realmente impresiona.

Un proyecto para seguir de cerca.

History Buffs, un canal donde el cine encuentra la verdadera historia

En este artículo breve quiero presentar un excelente canal de youtube dedicado a la revisión de películas históricas

History Buffs

Si alguna vez se preguntó qué tan «respetuoso de la historia» resulta el cine, History Buffs le mostrará en lujo de detalles los aciertos, errores y disparates de cada film.

He disfrutado tanto del análisis meticuloso de una de mis películas favoritas, Lawrence de Arabia, como de la despiadada destrucción de una de las que más odio, Brave Heart.

Pero hay mucho más: Amadeus, Rescatando al soldado Ryan, ¡incluso 300!

Un canal sumamente recomendable.

Hablando de cine

Hoy quiero presentar un canal de youtube donde se habla de cine: Every Frame a Painting.

Cada entrega de este canal analiza un tema relacionado con el cine: un director, un estilo, el uso del tiempo o del encuadre. Y a través de estos análisis nos enseña a ver aquellos detalles, pequeños o no, que hacen de una película una gran película… o que la arruinan.

Hablando de figuras que van desde Jackie Chan y Buster Keaton hasta Kurosawa, pasando por Spielberg, Scorsese y muchos más (¡incluso Michael Bay!), Every Frame a Painting merece la atención de todo amante del cine.

Los vídeos son en inglés, pero muchos tienen subtítulos en castellano.

Y como para ejemplo es suficiente un botón, pues aquí les dejo el siguiente vídeo: Akira Kurosawa – Composing Movement

El de Chuck Jones también está muy bien 😉

«Star Stuff»: un corto inspirado en la vida de Carl Sagan

Gracias al blog «la aldea irreducible» he conocido hoy este magnífico corto de Ratimir Rakuljic que, debo admitirlo, me ha dejado sin palabras… por no decir que me arrancó un lagrimón (o dos). Será la edad…

En el botón CC se puede elegir de poner subtítulos en castellano (no los he probado, por lo que no sé qué tan precisos sean). Recomiendo ponerlo en pantalla completa para disfrutarlo como se merece:

La página en vimeo del vídeo